Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un conflicto que amenaza las aguas de Arousa

La Xunta interviene la gestión de la EDAR de O Grove por el riesgo de contaminación de la ría

El Concello se niega a asumir el control de esta infraestuctura -El Gobierno de Galicia, que demandó judicialmente a la administración local, le cobrará 18.000 euros por 45 días de explotación de la depuradora

La EDAR de O Grove el día de su inauguración, en marzo de 2015. // Muñiz

La EDAR de O Grove el día de su inauguración, en marzo de 2015. // Muñiz

Cuando la contaminación de la ría está en boca de todos por la realización de vertidos a la altura de Sálvora, un nuevo problema amenaza la salubridad de las aguas. No es otro que la falta de gestión de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de O Grove.

La situación es tan preocupante que la Xunta asumirá temporalmente esa gestión "para garantizar el servicio y preservar la calidad" de la ría. Lo hará, aunque no sea su responsabilidad, porque "la depuradora no puede dejar de funcionar, ya que resultaría terrible para este municipio y la ría de Arousa".

Resulta que esta EDAR fue construida por la Xunta y se inauguró en 2015, en el lugar de Ostreira-Laxe de Rons. La empresa adjudicataria de la obra, tal y como marcaba el contrato, asumió la puesta en servicio de la misma y su explotación durante un periodo de pruebas 38 meses, que venció el pasado 1 de mayo.

Una vez transcurrido ese plazo el Concello de O Grove estaba obligado a hacerse cargo de la EDAR. Pero cuando Augas de Galicia quiso hacer efectiva la entrega de las instalaciones a la Administración local, esta se negó.

Es por ello que hoy mismo el Consello da Xunta tiene previsto autorizar la intervención de la EDAR. De este modo, el Gobierno de Galicia se hará cargo temporalmente de su gestión, a propuesta de Augas de Galicia, dependiente de la Consellería de Infraestructuras.

Es casi una solución "desesperada" para preservar la ría y evitar que las aguas fecales de O Grove acaben en ella sin ninguna depuración previa.

La Xunta espera que el Concello asuma sus responsabilidades y se ocupe de la gestión de la EDAR, como marca la ley y como en su momento se comprometió el pleno de la Corporación. Pero mientras tanto y como medida preventiva, asume esta intervención con el propósito de prolongarla durante un mes y medio, garantizando mientras tanto "la prestación de este servicio básico que no admite interrupción alguna, porque afecta a una materia especialmente sensible, como es la depuración de agua".

Lo que hará la Xunta es repercutir en la Administración local los costes de esta intervención, de tal forma que las arcas municipales deberán hacerse cargo, inicialmente, de más de 18.000 euros por ese mes y medio de intervención.

En la Consellería de Industria no ocultan su preocupación por lo sucedido y lamentan la "desatención" y "dejadez" del gobierno meco en relación con este asunto.

Parece que desde el ejecutivo local llegaron a decir que no aceptan hacerse cargo de la EDAR porque no estaría funcionando bien, lo cual es radicalmente rechazado por la Xunta, donde sostienen que hay informes y auditorías que avalan su perfecto estado.

En la Xunta también recuerdan que la depuración de aguas es competencia municipal, y que fue el propio Concello de O Grove el que en 2007 pidió la colaboración de la Administración autonómica para construir una nueva EDAR, comprometiéndose a asumir la titularidad de las instalaciones y a mantenerlas y explotarlas de forma adecuada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats