Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las niñas no necesitan príncipes azules

Los libros protagonizados por mujeres valientes e independientes ganan terreno a los cuentos clásicos en las bibliotecas escolares

Esperanza Martínez es la responsable de la biblioteca del colegio Arealonga. // Iñaki Abella

Esperanza Martínez es la responsable de la biblioteca del colegio Arealonga. // Iñaki Abella

Hace unas semanas una escuela de Barcelona de titularidad pública retiraba de su biblioteca 200 cuentos infantiles por considerar que reproducían patrones sexistas. Algunos de los ejemplares eliminados de las estanterías de ese colegio eran Caperucita Roja o La Bella Durmiente, libros clásicos con los que han crecido varias generaciones.

En Vilagarcía las bibliotecas escolares no se plantean prescindir de los cuentos tradicionales en sus fondos, pero cada vez los colegios están más concienciados con la necesidad de ofrecer al alumnado libros en favor de la igualdad, con mayor presencia de protagonistas femeninas y en los que no se asocien patrones de ningún tipo por razón de sexo.

Eso de cuentos de princesas para niñas y de aventuras para niños debería ser historia. Hemos avanzado mucho, pero desafortunadamente todavía no es del todo así. La directora del CEIP de Rubiáns, Conchi Barreiro, admite que los cuentos clásicos siguen teniendo demanda ("siempre van a tener acceso a ellos", apostilla), si bien la oferta de "cuentos en los que las mujeres sacan los problemas adelante" han aumentado en los últimos años en los estantes de los centros educativos.

Así, los alumnos de Rubiáns pueden llevarse a casa biografías de mujeres destacadas en Galicia como Ángeles Alvariño, Ángela Ruiz Robles, Ernestina Otero o María Victoria Moreno. También Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (formado por cien historias de mujeres extraordinarias desde Cleopatra hasta Rosalía de Castro), Las chicas son guerreras (mujeres que cambiaron el mundo) o Exeria, la primera exploradora gallega que peregrinó a Roma, del siglo IV.

Cada año este colegio del rural vilagarciano trabaja alrededor de un Proyecto Documental Integrado (PDI). En el curso 2014-2015 se denominó "Mulleres na historia", merecedor de un premio a nivel nacional en materia de igualdad.

También el CEIP Arealonga recibió un galardón el curso pasado, en este caso por haber ganado el concurso de igualdad que convoca el Concello entre los centros escolares.

Una parte del plan lector de la biblioteca de este colegio consiste en versionar el contenido de las historias. "Es una actividad en la que los alumnos modifican el relato de los cuentos. Por ejemplo en Caperucita Roja que el lobo es bueno o cambian protagonistas masculinos por femeninas", explica la coordinadora de la biblioteca del Arealonga, Esperanza Martínez. "Tenemos los clásicos pero no son muy demandados. Los alumnos prefieren otro tipo de cuentos", añade.

Así, entre las estanterías de este centro público se pueden encontrar títulos como ¿Las princesas usan botas de montaña?, Pioneiras, Las chicas son guerreras o Feminismo ilustrado.

También en el CEIP Vilaxoán se trabaja mucho en las aulas la igualdad de género. "La editorial Kalandraka hace versiones de los cuentos clásicos y trabaja muy bien estos temas. Ya no hay princesas y príncipes ni malos malísimos", comenta María Jesús Troitiño, encargada de esta biblioteca escolar.

Explica que en Brancaneves e os 77 ananiños "los enanitos piden a Blancanieves que haga las tareas del hogar y ella dice que prefiere quedarse dormida". Los alumnos de Vilaxoán también pueden solicitar en préstamo Las niñas serán lo que quieran ser, Pioneiras, Maruxa, A cociñeira do rei, Emilia Pardo Bazán o Escarlatina, a cociñeira defunta, entre otros libros.

Y es que las niñas no necesitan príncipes azules que las salven ni les prometan amor eterno, sino aprender a ser independientes y a valerse por sí mismas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats