Un individuo delgado con el rostro cubierto con un pasamontañas atracó la lluviosa noche del lunes un local de comida rápida en el centro de Vilagarcía. En ese momento solo se encontraba en el interior de "La Papaya" la camarera, sentada dentro de la barra. Cuando sintió la puerta pensó que entraba un cliente, pero al ver al encapuchado ya se dio cuenta de que no venía precisamente a tomarse un perrito caliente. "¡Dame el dinero de la caja!", gritó a la empleada con la mano en alto, amenazándola con "una especie de tubo de grandes dimensiones" -declara ella- que llevaba en la mano. "En un principio pensé que era un cuchillo porque estaba aturdida y asustada, una se ciega en ese momento", comenta la mujer atracada.

Ella explicó al ladrón que apenas había vendido nada esa jornada pero el encapuchado le volvió a exigir que le diese el dinero. "En la caja había 10 euros y se los llevó. Miró para arriba y para abajo y se marchó", relata.

"Solo pensaba en mis hijos"

Los hechos ocurrieron sobre las diez y cuarto de la noche (el local cierra a las doce). Todo fue muy rápido, y como en el momento del robo no había nadie por la calle al tratarse de una noche lluviosa y desapacible de entre semana, la camarera ni siquiera salió a pedir ayuda. Al poco rato entró un cliente y se desahogó con él, contándole el terrible episodio que acababa de sufrir. "Estaba nerviosa y asustada, solo pensaba en mis hijos, que son pequeños", confiesa la empleada.

Es la primera vez en los cinco años que "La Papaya" lleva abierta en Vilagarcía que este establecimiento sufre un robo. El propietario del negocio presentó denuncia en la Comisaría de Policía Nacional de O Cavadelo y ayer por la mañana los agentes estuvieron en el local realizando una inspección.

La camarera declaró que el hombre que la atracó era de complexión delgada y estatura normal. Toda su vestimenta era oscura, incluido el pasamontañas con el que ocultaba su rostro. Lo único que buscaba era dinero, y tuvo que conformarse con un ridículo botín de 10 euros.

Delincuencia local

Por el modo de actuar, muy similar al de otros robos ocurridos en negocios de Vilagarcía en los últimos meses, el presunto autor de los hechos podría tratarse de un delincuente habitual de la zona.

Y es que han sido varios establecimientos del sector comercial y hostelero de la ciudad los que desde el pasado mes de octubre fueron víctimas de robos. Cierto es que en lo que va de año la situación estaba más tranquila, pero el episodio en "La Papaya" ha vuelto a poner en alerta a los negocios de la zona.