Obsoleto, desfasado o desastre son solo algunos de los calificativos utilizados por el Concello de Vilagarcía para definir el plan de transporte que acaba de licitar la Xunta de Galicia, en la que no se han tenido en cuenta las numerosas alegaciones que se remitieron desde O Salnés. Las críticas desde Vilagarcía se fundamentan en que este plan de transporte no va a acabar con ninguna de las deficiencias que tiene el transporte público en la comarca de O Salnés, donde apenas existe y carece totalmente de eficiencia, además de ignorar un concepto clave para todos los entes sociales y políticos, la intermodalidad.

"Se está perdiendo una oportunidad histórica de diseñar una red de transporte eficiente y que dé el servicio que necesitan y demandan todos los vecinos de O Salnés; de no hacerlo, se va a hipotecar el desarrollo socioeconómico de esta comarca y de Galicia", se aseguraba ayer desde Ravella. Pese a las alegaciones que se presentaron alertando de cuales eran las necesidades reales para un servicio de estas características, se mantienen los mismos servicios tal y como se encuentran en estos momentos, "obsoletos y desfasados, porque están basados en la configuración que los municipios tenían hace más de 50 años".

De hecho, apuntan desde Ravella, en el "somero" estudio inicial "no tuvieron en cuenta la realidad de Vilagarcía ni de los municipios que la rodean y, lo peor de todo, es que pese al rechazo manifestado desde todos los Concellos y la Mancomunidade, tampoco hicieron caso a las alegaciones, muy argumentadas y basadas en las necesidades reales de los usuarios, pero nos hemos encontrado con que licitan las concesiones sin recoger ni una sola de las propuestas".

En este plan de transporte no se han incluido las demandas en cuanto a modificación y ampliación de líneas, así como de horarios y frecuencias, que es lo que se viene reclamando desde hace años en la comarca, para que se pueda articular un transporte público eficaz y adecuado a la realidad de O Salnés.

Sin embargo, "solamente tenemos la declaración de intenciones, de palabra, de que la línea Carril-Vilaxoán se ampliará, una vez adjudicada, para llegar hasta la estación de ferrocarril, pero no está recogido en ningún documento".

Queda todavía pendiente una segunda fase de licitación de las concesiones. En ella se abordará el enlace con Pontevedra, algo en lo que el Concello de Vilagarcía tiene previsto que se recojan "conexiones adecuadas en horarios y frecuencias entre la ciudad y el Hospital de O Salnés, servicios para los que la Xunta nos ha negado, de forma reiterada, ayuda". Esa situación ha llevado al Concello a financiarla con fondos propios, al igual que el establecimiento del abono descuento del transporte urbano Vaibús". Lo que tienen muy claro en Ravella es que, de mantenerse así, el transporte público en Vilagarcía, O Salnés y Galicia "será un completo desastre y repercutirá de forma negativa en el desarrollo de todo el entorno, ya que "en lugar de avanzar, nos está llevando hacia el siglo pasado". Es por ello que, desde la administración local insisten en que "se trata de un tema lo suficientemente importante como para que sea reconsiderado".

En el plan de transporte, la comarca está dividida en dos partes, la sur junto con el municipio de Poio, cuyo contrato tendrá un valor de 15.269.445,46 euros, y la norte, junto con el término municipal de Catoira, cuya valoración se ha fijado en 13.997.641,84 euros.