Un espectacular incendio se produjo a mediodía de ayer en una de las naves del polígono industrial de Trabanca Badiña, en Vilagarcía de Arousa, que gestiona la empresa Impex Europa, dedicada a la fabricación de raticidas, biocidas y agrosanitarios. La rapidez de los equipos de extinción evitó que las llamas se propagaran a otra de las naves contiguas, pero sí hubo que evacuar los autobuses de una empresa próxima y a las familias de cuatro casas del entorno ya que el viento llevaba el humo hacia las viviendas.

En las labores de lucha contra el fuego trabajaron varias dotaciones del parque provincial de Bomberos de Pontevedra, así como del servicio municipal de Emergencias y Protección Civil de Vilagarcía. El incendio quedó controlado en el plazo de dos horas, en tanto que durante toda la jornada continuaron los retenes para refrescar la zona y evitar que el fuego volviera a reproducirse.

Sobre las doce menos cuarto de la mañana saltaba la alarma sobre un incendio en una nave industrial del polígono de Trabanca, al verse una gran columna de humo destacando entre las edificaciones.

De inmediato se movilizaron las primeras dotaciones del parque de bomberos en Vilagarcía de Arousa y en Ribadumia, así como los miembros del servicio municipal de Emergencias que desplegaron en un primer momento una bomba urbana ligera de 1.500 litros y una autobomba nodriza pesada de 12.000 litros.

Debido a la envergadura de las llamas y la columna de humo visible desde varios kilómetros, el jefe de servicio de Emergencias decidió desplazar otra autobomba nodriza pesada de 10.000 litros, así como el camión autoescalera y un vehículo de intervención rápida de 500 litros.

Los bomberos también solicitaron refuerzos y acudieron dotaciones de otras zonas, incluida la del parque de O Morrazo. La Policía Local se encargó de cortar el tráfico en el polígono para evitar el acceso de curiosos y facilitar los trabajos de extinción.

Frente a estas instalaciones hay un centro deportivo de pádel que fue desalojado de inmediato, instando a los jugadores a retirar con rapidez sus vehículos estacionados en la zona.

La nave siniestrada es una de las cinco que posee la empresa Impex en el polígono industrial de Trabanca Badiña y la que menos peligrosidad ofrecía aparentemente ya que, según expresaron fuentes de la empresa, allí se guardaban envases vacíos de plástico, cartón, palés, alguna masilla y maquinaria para el envasado.

Una vez que se evacuaron las familias de las casas próximas para evitar que se intoxicaran con el humo, y que se retiraron los autobuses de la empresa de transportes que linda con Impex, los efectivos se repartieron en los dedicados específicamente a la lucha contra el fuego, y los que trataban de evitar que las llamas se propagaran a otra nave continua donde sí había productos almacenados. Dos horas después el incendio quedaba controlado, aunque continuaron durante el resto de la jornada varias dotaciones con tareas de limpieza para asegurarse de que no quedaba ningún rescoldo.

Los daños materiales en el almacén donde se produjo el fuego fueron cuantiosos, pero lo positivo fue que no se propagó a ninguna otra nave de la empresa, ni del polígono industrial y tampoco se registraron heridos.

En cuanto a las dotaciones que trabajaron en el siniestro, solo el servicio municipal de Emergencias desplazó a 19 personas. El alcalde, Alberto Varela, que estuvo siguiendo el operativo de lucha contra el fuego, felicitó y agradeció la labor de todas las personas que trabajaron en este incendio.