El Multiusos de Vilanova se convirtió ayer en una gran pasarela, pero los modelos no lucían los esculturales cuerpos de Irina Shayk o Jon Kortajarena, sino los bien cuidados de un caniche o de un bull terrier luciendo los más alocados disfraces. Esto es el Cannaval, un evento que ayer cumplía su tercera edición y que se ha convertido en la antesala perfecta para la Festa do Momo de Vilanova.

El evento estaba previsto para que se celebrase en el Xardín Umbrío, sin embargo, las posibilidades de lluvia, llevaron al Concello a trasladarlo al Multiusos, donde se habilitó una pasarela en la que, uno a uno, todos los canes y mascotas participantes fueron mostrando al jurado su arte a la hora de desfilar, además de presumir de disfraz, en su mayor parte, elaborados por sus dueños. El mejor disfraz fue el de un pulpo, que tuvo gran competencia en un Ferrero Rocher y en un globo. Los tres se llevaron un bonito premio en forma de pienso para perros. Además de los perros ganadores, en el evento también participaron razas como un bull terrier disfrazado de cebra, yorkshires, pinchers, pequineses, labradores, chihuahuas, boxer y beagles.

Tras la celebración del Cannaval llega el momento cumbre del Carnaval en Vilanova, la Festa do Momo. A partir de las 17.00 horas, las comparsas comenzarán a reunirse en las inmediaciones del consistorio, desde donde arrancará un desfile en el que participarán unas 2.000 personas. Entre ellos, estará el flamante ganador del Goya, Luis Zahera. A esa hora se descubrirá uno de los grandes secretos del Carnaval de la comarca de O Salnés, la identidad del Momo que sucumbirá a las llamas en las inmediaciones del paseo marítimo.