A la espera de que se construya la futura piscina que incluirá el centro de talasoterapia, Vilanova puede presumir de contar con una zona deportiva que incluye un campo de fútbol y varias pistas para la práctica de diferentes deportes. Sin embargo, los usuarios de todas estos elementos cuestionan el estado en que se encuentran, en especial, las pistas para jugar al tenis.

Construidas poco después del campo de fútbol, estas pistas se han ido deteriorando de tal forma que ahora resulta prácticamente imposible jugar al tenis en ellas. Los usuarios son conscientes de que se va a remodelar el césped del campo de fútbol, algo que es necesario, ya que su uso lo ha deteriorado de forma importante, pero "no solo se practica fútbol en este municipio y creemos que otros deportes minoritarios como el tenis necesitan mayor atención de la que se le está prestando desde el Concello". Además, insisten en que no se puede crear un servicio y después "dejarlo a la mano de Dios hasta que se deteriore de tal forma que acabe desapareciendo, eso supone un gasto excesivo para cualquier Concello", explican.

Es por ello que instan al grupo de gobierno que encabeza Gonzalo Durán a actuar cuanto antes para acabar con el progresivo deterioro que están experimentando las pistas.

En lo que respecta al campo de fútbol, reconocen el esfuerzo del Concello por cambiar un césped artificial que se encuentra en pésimo estado de conservación, pero ese no es el único problema que presenta esta infraestructura deportiva. No en vano, los usuarios de la zona deportiva aseguran que gran parte de la valla de protección está rota, además de tener el problema de que no es lo suficientemente alta para evitar que los balones se acaben escapando hacia el mar. Es decir, "el estado del césped no es la única deficiencia que presentan estas instalaciones, que necesitan un importante chequeo y una actuación que consiga modernizarlas, ya que corren el riesgo de acabar deteriorándose de forma muy importante si no se actúa".