DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La carne con carné anima Vilagarcía

El buey y la ternera gallegos con IGP se convierten en un reclamo turístico en la ciudad

El chef, un camarero y el propietario del Ruedo, en la cocina. // FdV

El chef, un camarero y el propietario del Ruedo, en la cocina. // FdV

Las jornadas de exaltación de la carne de buey rubio autóctono, así como la posibilidad de saborear la mejor ternera gallega con Indicación Geográfica Protegida, han convertido a la pulpería asador Ruedo, en Vilagarcía, en uno de los templos gastronómicos de la comarca. Y no solo eso, sino que su oferta culinaria y el trabajo promocional desplegado por su propietario, Óscar Caseiro, hacen de este negocio un reclamo turístico al que llegan comensales desde Vigo, Pontevedra y otras ciudades de Galicia, así como de diferentes puntos de la comarca de O Salnés y de Arousa Norte.

Prueba de ello es lo sucedido tanto el viernes como el sábado, con cientos de comensales sentados a la mesa, tanto en el almuerzo como durante la cena, por lo que es recomendable reservar con antelación.

Su ubicación estratégica, a pie de playa, en el centro urbano vilagarciano y a escasos metros de la estación de ferrocarril también ayuda. Algunos clientes llegados desde la ciudad olívica explicaban el sábado que habían viajado en tren para pasar la soleada tarde en la ciudad, cenar en el Ruedo y después "salir de copas" antes de regresar a sus casas en el primer tren de la mañana, "evitando así los inconvenientes de salir de fiesta cuando viajas en coche".

Otros, en este caso llegados desde la comarca vecina de Barbanza, habían aprovechado la tarde "para pasear por Vilagarcía y hacer unas compras antes de ir a cenar unos buenos chuletones".

Con estos y otros argumentos ofrecidos por los clientes parece quedar demostrado, y el propio Óscar Caseiro Prado así lo confirma, que las jornadas de degustación de buey rubio gallego selecto, igualmente con una Indicación Geográfica Protegida que certifica que cumple todos los requisitos en cuanto a procedencia y alimentación de la res, han sido un éxito.

Se trata de "una carne tan preciada como escasa, ya que en el año 2018 solo se sacrificaron en Galicia 48 ejemplares de esta res de vacuno certificada, de la cual cerca del 90 por ciento se vende fuera del territorio gallego", explican en el propio asador vilagarciano.

Y lo hacen después de que su propietario se desplazara personalmente a la empresa Gallaecia Delicatessen, proveedora del establecimiento hostelero de Arousa, para seleccionar los dos lomos de buey que consiguió en la subasta realizada en la localidad lucense de Bóveda.

De este modo Caseiro incorporó a su carta, donde también tienen cabida otras preciadas carnes, como la de vaca cachena, unos 160 kilos de buey rubio gallego que, una vez efectuado el despiece y corte, fueron servidos en chuletones con un peso mínimo de 1,4 kilos.

Ante algunos de esos chuletones, ya listos para poner a la mesa, el propietario del asador Ruedo explicaba a FARO que con estas jornadas pretende dar respuesta a la demanda de los clientes, quienes además de disfrutar de la ternera gallega o de la vaca cachena habían mostrado interés por degustar la carne del buey autóctono, lo cual se ha traducido en numerosas reservas y un lleno absoluto del establecimiento, para el que ya se planea una ampliación.

Al tiempo que resalta que "las carnes con categoría selección tienen un sabor único, unas propiedades nutritivas espectaculares y un característico color amarillo intenso de la grasa", Caseiro dice confiar en que el tirón ejercido por la oferta gastronómica de su negocio, y con ello jornadas especiales de exaltación como las de ternera y buey, contribuyan a promocionar a la localidad y a atraer visitantes.

Al igual que aspira a realizar una labor divulgativa con la que dar a conocer la importancia de la materia prima gallega, siendo ésta la razón de que en este remozado restaurante de la avenida Rosalía de Castro pueda encontrarse todo tipo de información alusiva a las diferentes especies de vacuno.

Compartir el artículo

stats