Víctimas de una estrategia política que tenía como objetivo difamarles y perjudicarles ante los vecinos de Ribadumia. Así se siente el Partido Popular de este municipio tras comprobar como el tripartito que encabeza el independiente David Castro, adjudicaba licencia de obra a la Pousada tras casi cuatro años de paralización y sin que haya cambiado absolutamente nada en el edificio.

La todavía líder conservadora, Salomé Peña, no dudó en señalar directamente al regidor como "cómplice" de una estrategia que se puso en marcha "desde la Diputación Provincial para tratar de utilizar la Pousada como argumento de ataque gratuito y recurrente a la gestión realizada por el PP". Desde la formación conservadora recuerdan que el proyecto de modificación al que tantas veces se ha hecho referencia desde el tripartito "quedó presentado antes de la salida de Peña de la Alcaldía, tan solo faltaba aprobarlo, pero la Diputación prefirió gastarse 15.000 euros en retocar ese proyecto para poder insistir en el mal que el PP hace las cosas". El tripartito llegó, incluso, a llevar a la Fiscalía una serie de presuntas irregularidades en la construcción de la Pousada, pero desde el PP le recuerdan que la Fiscalía decidió archivar el caso "al no detectar delito alguno", exonerando de ello a Salomé Peña.

Han tenido que pasara casi cuatro años para que se apruebe la modificación del proyecto que "ya fue presentada en 2015 y para que se concluyan las obras de urbanización de los viales que quedaron pendientes en el polígono de Santa Baia". Durante todo este tiempo, recuerdan los conservadores, "se anunciaron inversiones de 500.000 y 250.000 euros, pero en la Pousada no se ha movido una sola piedra". Insisten en que "cuatro años después estamos en el punto de partida con la certeza de que David Castro y su equipo son incapaces de defender los intereses de Ribadumia, además de ser cómplices de que las instalaciones permanezcan cerradas en la actualidad".

A las críticas de Peña y el propio PP se ha sumado Martín Vázquez Chantrero, el que será el nuevo cartel electoral de la formación en Ribadumia en las elecciones de mayo. Vázquez lamenta que Ribadumia "haya perdido estos cuatro años en los que la Pousada podría estar ya plenamente consolidada como un alojamiento de referencia y como un valor más en la promoción de Ribadumia como destino turístico".