Un vecino de Pontecesures fue detenido en Catoira cuando portaba 17 envoltorios de heroína que presuntamente llevaba dispuestos para la venta, 90 euros en efectivo y dos teléfonos móviles.

Al mismo tiempo se identificó a dos conductores por conducir bajo los efectos del alcohol y a un tercero por hacerlo sin permiso de circulación, ya que le había sido retirado por orden judicial.

Paralelamente la Guardia Civil abrió 84 denuncias administrativas por consumo o tenencia de estupefacientes -aunque no estuvieran destinados a tráfico- en lugares como vías o establecimientos públicos, por exhibir o usar armas blancas de modo negligente, faltas de respeto a los agentes de autoridad, negativa a identificarse, infringir el horario de cierre de establecimientos o permitir fumar dentro de los mismos.

Caldas y O Salnés

Todo esto forma parte del balance de diversos operativos desplegados por la Guardia Civil durante el fin de semana pasado en las comarcas de O Salnés y Caldas.

Se pusieron en marcha al amparo del "Plan operativo de respuesta policial al tráfico minorista y consumo de drogas en zonas, lugares y locales de ocio y diversión", con el que se pretende "reducir la oferta de drogas al consumidor, especialmente jóvenes, y erradicar y reducir en todo lo posible su consumo y tenencia en los establecimientos y espacios públicos".

El vecino de Pontecesures detenido en Catoira por un supuesto delito de tráfico de drogas -tiene 52 años de edad- conducía hacia Vilagarcía de Arousa cuando los agentes le dieron el alto, y tras prestar declaración en el Juzgado de la ciudad quedó en libertad.

Sucedió el pasado fin de semana, cuando la Guardia Civil dio con otros tres conductores que ahora se consideran investigados en relación con "distintos delitos contra la seguridad vial".

A uno de ellos se le investiga por conducir un vehículo "habiendo sido privado cautelarmente de la autorización por decisión judicial", mientras que los otros dos deberán responder "por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas".

Tenencia de estupefacientes

A mayores, los agentes formularon 44 actas por infracción de la Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana. En este caso la Guardia Civil detalla que 28 de ellas se relacionan con el consumo o la tenencia de estupefacientes, aunque no estuvieran destinados a tráfico, en lugares como vías o establecimientos públicos.

Se le suman seis por llevar, exhibir o usar armas blancas de modo negligente, temerario o intimidatorio y otras una decena de denuncias por infracciones como faltar al respeto a los agentes de autoridad, negativa a identificarse, infringir el horario de cierre de establecimientos y permitir fumar en el interior de los mismos.

El balance de los operativos policiales incluye el procedimiento correspondiente por 40 infracciones de la Ley de Seguridad Vial, la mayor parte de ellas por tener la inspección técnica del vehículo caducada y el permiso de conducir sin renovar, detalla el instituto armado.