Aunque las cofradías de Carril, Vilaxoán, Cabo de Cruz, Palmeira, Aguiño y Ribeira no quieran sumarse al plan de gestión de los bancos de libre marisqueo de Os Lombos do Ulla, O Bohído y Cabío, sus socios sí pueden participar.

La gestión de esas zonas comunes corresponde desde el día 1 a la Asociación de Rañeiros da Ría de Arousa, participada por los pósitos de Rianxo, Cambados, A Pobra, Vilanova, A Illa y O Grove. Y desde este colectivo animan a los mariscadores de a flote de las entidades disidentes -y a ellas mismas como colectivo- a sumarse al proyecto de explotación aprobado en su favor por la Consellería do Mar, y por tanto el único con validez para poder trabajar en las mentadas zonas.

Los mariscadores carrilexos, vilaxoaneses o boirenses que quieran participar no tienen que abandonar sus pósitos para hacerlo, ni siquiera esperar a que estos se sumen. Pueden acudir a vender sus capturas en las lonjas participantes en el proyecto o bien hacerlo en la suya -aunque su cofradía siga al margen-, haciendo constar por escrito en la misma que quieren formar parte del plan de Rañeiros da Ría y que, por tanto, debe destinarse a esa entidad el 1% de la facturación.

Este es el mensaje que lanzan desde ese colectivo, en el cual siguen animando a los demás pósitos a incorporarse a filas y donde aseguran que cada vez son más los rañeiros de Carril, Vilaxoán y Cabo de Cruz que quieren subirse a este carro.

"Lo único que queremos es trabajar en paz y sin miedo a ser sancionados o a tener represalias en nuestra cofradía; no queremos tener líos en el muelle o el mar, sino salir a faenar para llevar comida a casa", explicaba ayer un mariscador afiliado en Carril.

"Nuestra cofradía no quiere integrarse en el plan de Rañeiros da Ría y nos dice que nosotros podemos ir igualmente a trabajar a Os Lombos sin necesidad de pasar por sus controles ni someternos a ninguna de sus condiciones, pero algunos de los que lo hicieron así ya empezaron a recibir sanciones y a ser expedientados", advierte este trabajador.

Otro tripulante señala que "Carril quiere ir por libre, como siempre, y la Consellería do Mar no reacciona de forma contundente, ya que tendría que dar un buen golpe en la mesa y dejar muy claro cuál es la situación y quién manda realmente".

Otro de los tripulantes asegura que tras hablar con el patrón mayor de Rianxo, que es también presidente de la Asociación de Rañeiros, "me dijo claramente que si no quiero ir a vender a otra lonja solo tengo que ir a mi cofradía, la de Carril, y presentar un escrito diciendo que voy a trabajar de acuerdo con las condiciones de Rañeiros da Ría, y con eso es suficiente para cubrirme las espaldas y no tener problemas".

Lo que deben tener claro es que Rañeiros da Ría puede emprender acciones contra las embarcaciones de otras cofradías no integradas en la asociación o que no se han sumado al plan cumpliendo sus obligaciones, como son la entrega de los datos de despacho de los buques, abono del 1%, designación de las personas que se dedicarían a la vigilancia y control en los puntos designados.

Esto puede provocar el levantamiento diario de actas de infracción por incumplimiento y la eliminación de barcos del Plan de Explotación Marisquera de 2020.