Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El BDRI forma en O Grove a estudiantes de Inglaterra, Canadá, Francia, Cuba y Portugal

El equipo de Bruno Díaz les enseña a entender el mundo de los cetáceos y a respetar el medio ambiente -También los anima a comprar en el municipio para apoyar la economía local

Seguimiento de cetáceos desde Punta Cantodorxo. // FdV

El Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI, por las siglas en inglés de Bottlenose Dolphin Research Institute) ya recibió a los primeros estudiantes del nuevo curso. Se trata de jóvenes procedentes de Inglaterra, Canadá, Francia, Cuba y Portugal a los que pronto se sumarán más, posiblemente de otras nacionalidades, ya que el plazo de matrícula sigue abierto y suelen acudir un centenar de jóvenes cada año.

Van a formar parte del equipo que dirige Bruno Díaz López, el biólogo ferrolano que dirige el BDRI, un centro formativo y de investigación científica con sede en O Grove dedicado al estudio de la ecología y comportamiento de los cetáceos.

Fundado en 2005, el BDRI se ha convertido en una herramienta esencial, internacionalmente reconocida, para el estudio de los delfines, ballenas y marsopas, así como para la formación de investigadores, estudiantes y público en general.

Convencido de que "el estudio de la ecología y comportamiento de los delfines, ballenas y marsopas es fundamental para su conservación", Bruno Díaz abandera un programa que afronta un nuevo curso y que ayer ya posibilitó el estreno de los primeros estudiantes.

Y es que tuvieron la oportunidad de examinar su primer ejemplar de delfín común, que como avanzaba ayer FARO quedó varado en la playa de A Lanzada.

Los alumnos pudieron analizar de primera mano el estado en que se encontraba el cadáver del mamífero marino y observar las numerosas especies de aves acuáticas presentes en el Complejo Intermareal Umia-O Grove. Ya por la tarde asistieron a su primera práctica de observación costera de cetáceos, desde Punta Cantodorxo.

De este modo Bruno Díaz da por inaugurada esta nueva etapa de investigación científica y formación académica para el año en curso. Lo hace explicando que "la importancia del trabajo científico que llevamos a cabo en el BDRI, avalado por las numerosas e importantes publicaciones de carácter científico, hacen que Universidades de todo el mundo inviten a sus estudiantes a viajar hasta O Grove para formarse de forma directa en el trabajo de investigación y estudio de mamíferos y aves marinas".

Como siempre sin ayuda externa, ya que los fondos obtenidos con las matrículas de formación se invierten directamente en los estudios científicos, "el centro se mantiene de forma totalmente independiente y cuenta con total objetividad a la hora de realizar conclusiones de tipo científico", explica Bruno Díaz.

Bajo su dirección los estudiantes españoles y extranjeros que pasan por el BDRI no solo realizan prácticas y aprenden todo lo necesario sobre los mamíferos marinos, con expediciones prácticamente diarias en barco cuando las condiciones oceanográficas lo permiten. También se familiarizan "con el consumo local y responsable, ya que como futuros científicos han de saber que realizar las compras en lugares como el mercado local, donde los productos se obtienen de forma tradicional y con un impacto mínimo en el medio ambiente, es mucho más respetuoso con el medio ambiente, además de ayudar a la economía local".

Así lo explica el propio Bruno Díaz, quien asegura que "esta política de consumo y gasto a nivel local se lleva a cabo en lo relativo al mantenimiento de embarcaciones, material náutico, alquileres y demás, de tal modo que el BDRI siempre piensa en O Grove".

Lo hace así porque "el cuidado de la naturaleza no es solo disminuir el uso de plásticos o estudiar el impacto de la contaminación o el cambio climático, sino que también puede hacerse mucho con pequeños detalles, pensando globalmente y actuando localmente".

Para finales de este mes está prevista la botadura del "Tyba III", el barco principal del BDRI. La embarcación ha sido "totalmente renovada" y provista de "nuevo material de investigación" para estudiar "los aspectos más complejos del medio marino, desde la contaminación de las aguas al cambio climático".

Bruno Díaz destaca que "esto se llevará a cabo gracias a la colaboración con miembros del Instituto de Investigacións Mariñas de Vigo, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)".

Paralelamente la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos (Cemma) prepara su embarcación la "Toniña Un", para realizar las rutas del proyecto "TurGaSur", avalado por el Ministerio para la Transición Ecológica y financiado con 28.470 euros a través de la Fundación Biodiversidad.

Desde la entidad anuncian que en cada embarque "reservaremos unas plazas a bordo destinadas específicamente para los voluntarios que quieran formar parte de este proyecto de conservación de los delfines" a partir del seguimiento y mejora del conocimiento de la "unidad de gestión Tursiops truncatus en Galicia". Se ofrece a los participantes la formación necesaria y la posibilidad de colaborar con el equipo técnico de Cemma en los muestreos".

Aquellos que quieran disfrutar de esta experiencia en calidad de voluntarios deben comunicarlo por correo electrónico en la dirección cemmapresi@gmail.com, indicando como asunto "voluntariado TurGaSur".

Compartir el artículo

stats