Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"¡Vaya Administración!, la de O Grove"..., pero en 1931

Un articulista del semanario "La Libertad" acusaba a los políticos de entonces de dejarse corromper para hacer favores

Museo de Punta Moreiras en O Grove. // Muñiz

Museo de Punta Moreiras en O Grove. // Muñiz

El historiador del periodismo gallego, Enrique Santos Gayoso, dice que "la publicación se presenta como defensora del sistema republicano, de la estructura federal del Estado y partidaria de una política de reformas que paliasen los problemas de índole político-económico-social del país, al mismo tiempo que servían para frenar una transformación radical de la sociedad. Con el subtítulo de "republicano radical" alcanzaría la Segunda República, época en la que su director saldría elegido diputado por la candidatura de la Federación Republicana Gallega de la provincia de Pontevedra y en la que sería nombrado gobernador de Ourense".

El semanario había estado siempre en poder de los Poza, y por el año 1931, el director propietario era Joaquín Poza Juncal, miembro activo del Centro Republicano de Pontevedra, masón, y defensor de la Federación Republicana, de extraordinaria importancia en los primeros días de la Republica, hasta el extremo, que muchos de sus miembros ocuparon puestos importantes con el inicio republicano.

Pues bien, apenas un mes antes de proclamarse la segunda República, cuando el ambiente estaba lo suficientemente caldeado, como para no tener temor alguno a decir las cosas tal como las veían los periodistas en sus municipios, el corresponsal de "La Libertad" en O Grove, envía un artículo a dicho semanario, que aparecerá publicado el 12 de marzo de 1931, diciendo que:

"Por si todavía fuese poco lo que llevamos dicho respecto a las anomalías observadas en nuestra administración municipal. ¡pues si señor!, aun la Corporación acaba de brindarnos dos asuntitos más, tal vez para que, por vía de información seamos los encargados de participar a los confiados vecinos de los lugares de Balea y Reboredo que "ventus mutavit", que el viento se ha cambiado y no tienen ya oída las quejas o reclamaciones que no se adapten a las circunstancias del momento".

Gracias a la "Geografía General del Reino de Galicia", en el libro dedicado a la provincia de Pontevedra, elaborado Xerardo Álvarez Limeses, y dirigido en el conjunto de Galicia por Carreras y Candi, sabemos que por entonces el lugar de "Balea" tenía aproximadamente 135 habitantes, y Reboredo, sobre 248 personas, ambas pertenecientes a la parroquia de San Vicente de O Grove, en la que había dos fábricas de salazón. Por lo demás y según el referido historiador, la mayoría de sus habitantes se dedicaban a la agricultura.

¿Cuáles eran esos asuntitos que enfatiza el cronista de "La Libertad"?

Discrepamcias

Todo apuntaba a que el vecino de Balea, Ramón Díaz Muñiz, pretendía hacerse con un terreno popularmente conocido como "Con do tronco", para añadirlo a otro terreno municipal lindante, que tenía el tal Ramón, haciendo de esta forma un compacto terreno más grande. Su valor aumentaba, no solo por ser en conjunto mayor, sino ¡porque por uno de los extremos de la nueva finca pasaría el proyectado camino de O Grove a la parroquia de San Vicente!

El periodista añadía que de nuevo Ramón había solicitado al Ayuntamiento la venta del "Con do tronco" al haber entre los dirigentes municipales, "influyentes chaqueteros" que le ayudarían en las gestiones.

Pronto se enteraron el resto de vecinos de Balea, y dirigieron al Ayuntamiento un escrito en contra de la venta del antedicho terreno comunal, por serle indispensable para el pastoreo de sus ganados. La Corporación no hizo caso alguna de la queja, y el periodista recordó que volvería a ocurrir lo sucedido con un tal "Aguiño", a quien se había autorizado tiempo atrás la construcción de un garaje en la calle del Corgo. Por eso decía el periodista a los habitantes de Balea que "desde ahora ya no podréis disfrutar de los beneficios que os reportaba el terreno comunal "Con do tronco", por haber sido cedido a vuestro convecino Ramón Díaz Muñiz. Tened paciencia ¡Quien manda, manda, y cartuchera al cañón!".

Casa polémica

¿Qué había ocurrido con los vecinos de la aldea de Reboredo? ues que sus habitantes veían como su convecino José Novás, había levantado una casa, rodeada de un amplio terreno municipal en el lugar conocido como "Costa". Puestos en pie de guerra los habitantes de la aldea, acudieron al Ayuntamiento, y averiguaron que su convecino, ni siquiera había pedido el permiso para edificar, "tal vez porque creyéndose yerno de Juan García, antiguo ex concejal, y uno de los servidores mas fieles de "la Casa de Austria", consideraba innecesarios tales requisitos".

Protestas y más protestas contra el Ayuntamiento por parte de los vecinos de Reboredo, y encima, se enteran, de que tanto el alcalde como algunos concejales, tales como, Domínguez Pereira, Álvarez Cousido y Blanco Couceiro, eran sabedores de la construcción de la casa y el apropiamiento del terreno municipal circundante.

Lo cierto es que un buen día se presenta en el Ayuntamiento un vecino de Reboredo que era el más perjudicado de todos los de la aldea, ya que además, se le había privado de una servidumbre de paso, "de fecha inmemorial" según el periodista, y después de presentar un escrito de reclamación en la secretaría, antes de que marchase, lo llamó el alcalde "y le dijo que no se preocupase, que se fuese tranquilo, ya que él iría un día de estos allí - a Reboredo - y trataría de arreglarlo".

¿Que quiere arreglar?

El corresponsal de "La Libertad", terminaba su relato diciendo:

"¡Arreglarlos-----Oh! Pero que es lo que pretenderá arreglar el Sr. Alcalde. ¿Acaso creerá nuestra primera autoridad local que se pueden hacer esos arreglos como si de cosa propia se tratase?

Con el antiguo Régimen era difícil luchar contra las decisiones del Ayuntamiento, fueran legales o no, ya que la elección en si de los alcaldes y concejales estaban previamente elegidos por el gobernador de turno, con lo que a pocos lugares podían ir a quejarse los vecinos afectados cuando sucedían hechos como los anteriores.

Compartir el artículo

stats