Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lamprea, solla y anguila, un trío de "damas" en el Ulla

Pontecesures, Valga, Catoira y Rianxo promocionan el consumo de peces de río quizás menos populares que el salmón, la trucha y el reo

Uno de los comensales muestra una de las raciones de solla servidas ayer. // Iñaki Abella

Uno de los comensales muestra una de las raciones de solla servidas ayer. // Iñaki Abella

A la lamprea se la conoce como la "dama del Ulla". Pero quizás podría decirse que son tres las especies destacadas de este río, al menos en su cauce bajo. Y es que junto a ese cartilaginoso y primitivo pez al que homenajean cada primavera en Pontecesures hay que destacar a la solla, con sus fiestas en Rianxo -celebrada ayer- y Catoira, e incluso a las anguilas, que el último fin de semana de agosto son objeto de promoción en Valga, maridadas con la "caña do país".

Quizás menos populares que los salmones, reos y truchas, o menos identificadas que ellas con el cauce fluvial, anguilas, lampreas y sollas constituyen una fuente de riqueza importante para un buen número de familias que viven de su pesca en municipios como los citados, pero también en Vilagarcía y otras localidades.

Y esos pescadores saben mejor que nadie de las dificultades que atraviesan de un tiempo a esta parte, dada la progresiva disminución de estos recursos en el cada vez menos productivo río Ulla.

De ahí que fiestas de exaltación como las citadas se antojen una buena oportunidad para llamar la atención sobre el estado de estos recursos, independientemente de que sirvan para generar turismo y riqueza en los diferentes municipios y enriquecer la interminable y variada oferta gastronómica de O Salnés, el Baixo Ulla y el conjunto de la ría de Arousa.

No cabe duda de que este tipo de promociones son positivas, pero también de que parecen ser sinónimo de éxito, como se constató ayer en la fiesta de la solla desplegada en el lugar de Rañó, en la parroquia rianxeira de Leiro.

Esta actividad, que contó entre los invitados con la participación de la conselleira de Mar, Rosa Quintana, nació hace relativamente poco tiempo de la mano de la Asociación de Solleiros do Ulla, dispuesta a promover una exaltación anual del producto para darlo a conocer e incentivar su consumo.

De ahí que los promotores de esta cita insistan una y otra vez en que "la calidad de la solla del Ulla sigue siendo incuestionable".

Pudieron constatarlo quienes ayer degustaron las decenas de kilos de solla servidas en Rianxo, quedando patente que es un pez "singular por su sabor y textura debido a su alimentación" en el lecho fluvial.

Superado este acontecimiento ahora todas las miradas se centran ya en los 500 kilos de anguilas que el Concello de Valga va a ofrecer en su acción promocional, que incluye la posibilidad de saborear las tapas de este escurridizo pez en diferentes establecimientos colaboradores.

Compartir el artículo

stats