Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La visión de Olimpio Castelo, el guante recogido por Ramón Dios y una hoja de ruta todavía vigente

Cuando el sector logró la DOP Mejillón de Galicia aquello se presentó como un sueño hecho realidad. El isleño Ramón Dios, que tuvo la fortuna de ejercer como presidente del Consello Regulador en aquel momento histórico, mostraba "satisfacción, orgullo, gratitud y compromiso" porque aquello era la culminación de un duro trabajo empezado en los años noventa por el sector mejillonero.

Dios recordaba que Olimpio Castelo, como primer presidente del Consello, había dado el paso inicial, al planificar y solicitar la DOP, diciendo de él que "fue una de las personas que se anticipó a los problemas de competencia que se avecinaban en el mercado y que supo adelantarse a ellos buscando una solución a través de la solicitud de la Denominación de Origen Protegida".

En 2007 se lograba, en palabras del propio Ramón Dios, una herramienta que era algo así como "el principio del futuro". Y desde luego una hoja de ruta en la que sería preciso seguir trabajando intensamente "para marcarse nuevos objetivos". Se trataba, decía en una entrevista concedida a FARO, de actuar decididamente "para que entre todos podamos llevar el mejillón al mercado con DOP, para así obtener más compensaciones y sacar mayor rendimiento y beneficio a nuestro producto".

Una de las claves iba a ser, según pronosticaba el entonces presidente del Consello, "prestar más atención a nuestros clientes y al consumidor final, porque eso nos dará nuevas oportunidades para consolidarnos a nivel mundial".

Comenzaban así tiempos de promoción de la DOP como las llevadas a cabo durante la última década "para que el consumidor conozca nuestro mejillón y no exista molusco de terceros países capaz de aprovecharse de nuestra identidad".

Compartir el artículo

stats