La pequeña estación depuradora de aguas residuales existente en O Facho se ha convertido en un quebradero de cabeza para el Ayuntamiento de Cambados. Por ello, la concejal de Medio Ambiente, María José Cacabelos, firma una petición enviada al departamento de Augas de Galicia, de la Xunta, para que conecten los vertidos que van a Castrelo a las plantas de Meaño o Tragove, de mayor capacidad.

La depuradora de Castrelo empezó a funcionar en 2006, pero da problemas intermitentes desde 2011 por la llegada a la misma de vertidos puntuales de carácter industrial. Los técnicos explican que estas emisiones tiene un alto contenido en grasas, que posteriormente atascan los filtros de la depuradora. El resultado es que se producen vertidos al mar, donde además existe un rico banco marisquero.

A consecuencia de esta situación, el Ayuntamiento de Cambados ha visto como la Xunta le abría dos expedientes sancionadores. El primero de ellos es de mayo de 2014, y le costó a la administración municipal una multa de 5.000 euros, y el segundo es de finales de junio del año pasado, y aún está en plazo de presentación de alegaciones.

Además, la estación se está convirtiendo en un pozo sin fondo a la hora de invertir. De hecho, en lo que va de año ya se gastaron en la planta unos 9.000 euros, puesto que en febrero se sustituyó el sistema generador de ozono, con un coste de casi 7.000 euros, y hace menos de dos semanas se procedió a la limpieza completa de la instalación, con un coste de otros 1.800.

Así las cosas, el cuatripartito considera que se deberían conectar los vertidos que van a O Facho o bien hacia la EDAR de Meaño -situada al sur- o bien hacia de Tragove -al norte-. El Ayuntamiento incorpora unos informes técnicos avalando la posibilidad de una de estas dos propuestas. La última palabra la tendrá ahora Augas de Galicia.

Unos 500 vecinos

El Concello considera que el volumen de aguas residuales que se enviaría a la nueva planta no es demasiado elevado, pues según el informe de Espina y Delfín vierten en O Facho menos de 450 usuarios domésticos -la cifra se estima tras multiplicar por tres el número de abonados- y un comercio-industria.

A la depuradora de O Facho están conectadas las viviendas de O Adro, A Bouza, O Castriño, O Facho, Lourido, O Outeiro, A Revolta y Sartaxes, todos ellos lugares de la parroquia de Castrelo.

La empresa que hizo la limpieza de la planta, Servicios Medioambientales y Aguas, dice por su parte que ésta podría seguir funcionando correctamente siempre y cuando no se vuelvan a repetir los vertidos industriales.