Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vista Real se queda pequeño para su actividad

El Concello trabaja con el objetivo de remodelar la primera planta para incrementar el número de aulas que posee

Inauguración del Obradoiro de Emprego en Vista Real, Vilanova de Arousa. // Iñaki Abella

Inauguración del Obradoiro de Emprego en Vista Real, Vilanova de Arousa. // Iñaki Abella

Adquirido a finales de 2010 por poco más de un millón de euros, el pazo de Vista Real se ha convertido en todo un referente de la formación en Vilanova de Arousa y en la comarca de O Salnés. Desde el traslado del Centro de Desenvolvemento Local a sus instalaciones, los cursos de formación han proliferado al concentrarse en esas dependencias la actividad que generan en este ámbito tanto el Concello como la Mancomunidade.

La planta baja, la única que se ha recuperado hasta el momento, ya no da más de si, motivo por el cual en el Concello se ha comenzado a trabajar en un proyecto para rehabilitar la primera planta del edificio y habilitar un mayor número de aulas. Esta planta permitirá aprovechar los 300 metros cuadrados de su superficie para crear varias aulas, una de ellas de 90 metros cuadrados, con la posibilidad de ser divisible en caso de necesidad.

Para conseguir hacer realidad esta mejora en las dependencias, el Concello vuelve a mirar hacia los Grupos de Desenvolvemento Rural (GDR) como la vía más atractiva de financiación, tal y como ocurrió en la rehabilitación de la planta baja en su momento. El cálculo estimativo sobre la inversión a realizar en esta segunda planta asciende a unos 120.000 euros, cifra muy similar a la que se invirtió en las obras de acondicionamiento que se desarrollaron en el piso inferior de Vista Real. Una vez ejecutadas las obras, tan solo quedaría por recuperar en el interior del pazo el bajo-cubierta, un espacio de superficie inferior a las otras dos plantas pero que, con su rehabilitación, permitiría al Concello de Vilanova disponer de más de 800 metros cuadrados útiles para el desarrollo de actividades, sobre todo, cursos de formación, que es en lo que se está centrando el pazo.

La adquisición del antiguo pazo de la familia Charlín fue una decisión que respaldaron todos los grupos políticos con el objetivo de acabar con uno de los emblemas que poseía el narcotráfico en la comarca. Desde un primer momento, existió consenso en la corporación a la hora de que esas instalaciones se destinasen a acoger actividades formativas y, prácticamente desde el primer día, se aprovecharon las antiguas cocheras de Vista Real para impartir esos cursos.

El primer episodio formativo de importancia fue el Obradoiro de Emprego que se puso en marcha el pasado año, en el que se incluyó un novedoso módulo de agricultura ecológica con el que se pretendía aprovechar la enorme finca de 3,9 hectáreas que rodea el pazo. Para reforzar esa actividad, se instaló un pequeño invernadero del que salieron especies como aguacate, tomate negro o zanahorias blancas fueron solo algunas de las especies con las que se trabajó. El otro módulo de este Obradoiro versó sobre turismo. La segunda edición de este Obradoiro está en marcha.

Las nuevas tecnologías también se han hecho un hueco en las dependencias vilanovesas, sobre todo el manejo y pilotaje de drones y la impresión 3D, ya que Vista Real ha acogido varios cursos de formación en un sector con unas perspectivas de colocación muy importantes.

Compartir el artículo

stats