Una piedra de unos 200 kilos de peso se desprendió durante la mañana de ayer de un talud de la vía rápida de Cambados a Vilagarcía, terminando en el centro de uno de los carriles de circulación. La roca tuvo que ser retirada con sus propias manos por varios miembros de las agrupaciones de Protección Civil y la Policía Local de Vilanova y Cambados, para evitar tener que esperar por una grúa.

El incidente se produjo poco antes de las 13.00 horas, y la piedra obstaculizaba el carril derecho sentido Cambados. Al estar en el medio del mismo obligaba a los vehículos a desplazarse al carril contrario para poder continuar la marcha. Eso daba lugar a situaciones de riesgo, habida cuenta de que a poca distancia hay una curva, y los automóviles que circulaban en sentido Vilagarcía podían encontrarse de repente a otro en su carril.

El tramo de carretera donde se produjo el desprendimiento se encuentra entre los términos municipales de Vilanova y Cambados, de ahí que fuesen alertados los servicios de emergencias de ambos concellos.

El operativo obligó también a apartar unos fragmentos de roca más pequeños que también habían caído al arcén, y se dio aviso a la Guardia Civil de Tráfico y al servicio de mantenimiento de la vía, que pertenece a la Xunta de Galicia. Fuentes consultadas indican que existe riesgo de que haya más desprendimientos, ya que el agua de las lluvias de los últimos días ha ablandado el talud.

El equipo de mantenimiento de carreteras de la Xunta supervisará hoy el vial.