FARO DE VIGO acompañó esta mañana a los funcionarios de Gardacostas de Galicia dependientes de la unidad operativa de Vilaxoán (Vilagarcía) en el proceso de descarga de redes ilegales para su transporte y posterior destrucción. Es ésta una práctica habitual, teniendo en cuenta que los decomisos de aparejos, útiles de pesca y productos de tipo tipo es constante.

Lo de hoy es solo un ejemplo, ya que los "miños" interceptados en esta ocasión son un muy pequeña parte de los decomisados cada semana, lo que demuestra que en las rías gallegas hay ingentes cantidades de redes ilegales pescando sin cesar, o lo que es lo mismo, esquilmando los recursos.

El sábado pasado, sin ir más lejos, la Consellería do Mar daba a conocer que a lo largo de la semana los agentes requisaron en diversos operativos más de 600 kilos de pescado y marisco, 127 aparejos de pesca y 1.700 metros de aparejos de enmalle, los "niños".

Pero resulta que ese mismo día se interceptaban cerca de 3.500 metros de redes más, que fueron los descargados esta mañana en Vilaxoán para su destrucción.

Como explicaba Mar, la semana pasada la ría de Pontevedra fue escenario de varios operativos que se saldaron con el decomiso de más de 422 kilos de diversas especies y con la incautación de 51 útiles. El control más destacado tuvo lugar en Bueu y Beluso, con la aprehensión de más de 262 kilos de marisco -entre ellos más de 140 kilos de ostra, 47 kilos de centollo y 45 de mejillón- y de 25 aparatos que estaban sin identificar, la mayoría de ellos nasas.

A su vez, en la ría de Arousa los guardacostas requisaban 34 útiles, más de 56 kilos de especies y 1.500 metros de enmalle. La actuación más relevante tuvo lugar en la zona de Xidoiros, en A Illa de Arousa, con la incautación de treinta nasas de nécora y casi nueve kilos de especies, la mayoría pulpo.

En la ría de Vigo Gardacostas realizaba la semana pasada operaciones saldadas con el decomiso de más de 87 kilos de diferentes especies y con la incautación de catorce aparejos y doscientos metros de artes de enmalle.

Mar precisaba el sábado que uno de los operativos se hizo en Aldán, con la aprehensión de casi 35 kilos de nécora (la mayoría ovada) y 45 kilos de centollo, trece aparejos de pesca y los doscientos metros de artes de enmalle aludidos.

En Costa da Morte los agentes se aprehendieron en los últimos días de 38 kilos de diversas especies, siendo la operación más relevante la que tuvo lugar en Camelle, donde se decomisaron veinte kilos de pulpo.

En la ría de Corcubión fueron decomisadas 28 nasas de pulpo y los ocho kilos de este cefalópodo que había en su interior, mientras que en Burela se decomisaron casi cuatro kilos de percebe y en el pantalán de Oza (A Coruña) un kilo de nécora.

Ni que decir tiene que todo esto es solo un ejemplo de lo que sucede en Galicia y la prueba evidente de que la lucha contra el furtivismo continúa, y no puede detenerse.