Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Félix Pérez Sar: "Los autónomos estamos obligados a reinventarnos prácticamente a diario"

Agtamar-UPTA le ha galardonado con el premio "Autónomo del Año" en la comarca

Félix y su esposa Lina muestran el trofeo de Autónomo del Año en las instalaciones de una de las cinco tiendas de Flips. // Iñaki Abella

Félix Pérez Sar, junto a su esposa Lina Pérez Ferro, iniciaron hace 22 años una aventura laboral en el mundo de los autónomos que les llevó a crear la empresa de tiendas de objetos de regalo Flips y que ha merecido el premio Autónomo del Año entregado por Agtamar-UPTA.

-La empresa Flips ha sido galardonada con el premio al Autónomo del año en la comarca por Agtamar-UPTA ¿Qué tal sienta este nombramiento?

-Sienta muy bien, pero nos lo hemos tomado como algo simbólico. Si pudiéramos compartir este premio con los demás autónomos. sería lo ideal porque sabemos lo que cuesta desde que uno se despierta. En la mayoría de los casos los autónomos nos dedicamos 24 horas en cuerpo y mente.

-¿Qué méritos ha visto la asociación para su nombramiento?

-Quizá la trayectoria desde que empezamos hace 22 años con una tienda sin trabajadores. Un poco también por nuestra evolución se fueron incrementando más tiendas y con el paso del tiempo hemos ido tratando de crecer en función del mercado y de la vida. La sociedad va cambiando.

En estos 22 años hemos pasado por varias etapas. Los primeros años nos dedicábamos al multiprecio puro y duro, el clásico todo a 100, y luego nos tuvimos que reinventar con el euro. Seguimos manteniendo la relación de precios. Las 100 pesetas las mantuvimos a 0,60. Mantuvimos eso y aún a fecha de hoy tenemos más de la mitad de los artículos a 0,60. Pasar muchas noches en vela agudiza el ingenio y estar en contacto permanente con proveedores para poder dinamizar el producto.

-¿Resulta agradable al menos un pequeño homenaje en medio de la difícil situación por la que atraviesan los autónomos históricamente?

-Te da un poco de fuerza para seguir trabajando. Es un aliciente para seguir en la lucha, pero no deja de ser algo simbólico. El mayor premio de un autónomo es el trabajo diario. Los autónomos estamos obligados a reinventarnos prácticamente a diario y batallar con los precios. Tuvimos más de 1.000 artículos a un euro. Nos dio un empujón muy grande. La fase más importante es que desde el verano pasado estamos incorporando una nueva sección de decoración y regalo a precio low cost.

-Hace más de dos décadas se lanzó a su idea y ahora tiene cinco establecimientos en toda la comarca ¿Recuerda aquellos inicios?

-Fue un arranque duro, pero yo ya tenía representaciones del sector y un poco de camino había hecho. Aprovechando el boom de los todo a 100 nos subimos a esa tendencia. A partir de ahí fue todo cuestión de ir sopesando muchas cosas para poder crecer. Luchas contra muchos factores en contra. El primero son los pocos derechos que tenemos los autónomos. Las leyes no nos ayudan en nada. Casi todo está enfocado en las grandes empresas. Luego nos fuimos encontrando con el tema de la crisis. Los bazares chinos con competencia totalmente desleal, pero España es un país muy laxo en esas cuestiones. Hay unas lagunas legales impresionantes. Los chinos no respetan los horarios y no contratan apenas gente española. No hay ningún tipo de control. Han entrado a mansalva miles de negocios en España. Sin embargo, en Alemania y en Holanda no hay bazares chinos. Para fomentar la presencia de empresas españolas en China se ha permitido demasiado la entrada aquí de estos bazares fuese como fuese. Los que lo pagamos somos los que vivimos del pequeño comercio.

-Habrá quien pueda entender su postura como xenofobia. Matice por favor.

-Para nada. Cuando empezaron a venir los chinos tuvimos muchas reuniones. No se trata de un tema de xenofobia sino de igualdad de oportunidades y del cumplimiento de leyes para todos igual. No tengo ningún problema en que vengan, pero los abusos me parecen una burla. Yo sigo aquí después de 22 años y eso es muestra de que el cliente agradece la seriedad, el trato y el cumplimiento de todas las leyes. Pasamos muchas normativas de seguridad, de calidad, de higiene, de trabajo... ¿Estamos seguros todos de que los chinos las cumplen?. Yo por supuesto que no.

-¿Cómo se presenta el futuro?

-Seguimos en el camino. La mitad de las tiendas de pequeño comercio han desaparecido en estos 22 años. En mi gremio se han introducido los bazares asiáticos y muchos no han podido aguantar el pulso. El futuro es incierto, pero muy ilusionante.

-Sus cinco tiendas actuales, fueron en su momento siete ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

-Cuando empezamos era un boom. Luego todo se estabilizó. Todo empezó a bailar. Hemos intentado siempre reinventarnos y si te quedas parado te pasa la ola por encima. Hay que estar ideando historias. Llegamos a tener tiendas también en Marín y Santiago y un total de 15 trabajadores. Lo positivo es que aquí seguimos luchando.

Compartir el artículo

stats