Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colegio de Deiro incorpora las nuevas tecnologías al cuidado del medio ambiente

El proyecto ha sido impulsado por el profesor Serxio Rosales y cuenta con el respaldo de Sogama, que ha aportado una isla de reciclaje

Colegio de San Miguel de Deiro, en Vilanova de Arousa. // Noé Parga

Colegio de San Miguel de Deiro, en Vilanova de Arousa. // Noé Parga

El colegio vilanovés de San Miguel de Deiro ha puesto en marcha una iniciativa sobre reciclaje en la que se colocan geolocalizadores a los contenedores de la parroquia para conocer la ubicación exacta de los mismos, dotándolos de códigos QR para proporcionar información a los usuarios. Sergio Rosales, profesor del centro, dio a conocer recientemente este proyecto medio ambiental en el que se está trabajando en el segundo trimestre y con el que se pretende sensibilizar a los alumnos y sus familias de la necesidad de cuidar el medio ambiente. Por este motivo, se decidió abordar una iniciativa en la que se aglutinasen las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje).

Aunque todo el colegio está implicado en esta iniciativa, son las clases de segundo y tercero de primaria las que están liderando los trabajos. El objetivo es que el producto final del proyecto repercuta en la comunidad escolar y que influya sobre el entorno de los escolares. En este sentido, Rosales quiso diferenciar dos partes en la iniciativa a llevar a cabo. Por una parte, la labor de los alumnos de segundo curso ha sido dotar de geolocalizadores a los contenedores, mientras que sus compañeros de tercer curso, elaboraron vídeos y fotos-denuncia de lugares contaminados que enviarán al Concello de Vilanova para que adopte las medidas oportunas.

El proyecto cuenta con la colaboración de la Sociedade Galega para o Medio Ambiente (Sogama), ayuda que se materializó con la aportación de una isla de reciclaje conformada por tres contenedores de 120 litros de capacidad cada uno (amarillo, azul y verde) para el depósito de los envases de plástico, latas y briks; papel y cartón; y orgánicos. Con estos dispositivos, no solo se facilita la tarea de selección de los residuos para propiciar su posterior transformación en productos de utilidad, si no que se estimula la participación del conjunto de la comunidad educativa.

Finalizado el segundo trimestre, el objetivo es adentrarse en la implantación de una huerta ecológica, y para ello, se necesita un compostero con el que transformar la materia orgánica en abono de alta calidad. Sogama ha aportado uno de estos elementos.

Compartir el artículo

stats