Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Rei Núñez, el legado de un luchador

El que fuera concejal en O Grove deja para la historia infinidad de intervenciones políticas

Luis Rei Núñez, el legado de un luchador

Ideologías al margen, de Luis Rei Núñez puede decirse que fue un trabajador incansable, un firme defensor de la cultura y de su pueblo, un político de los que pisan la calle y un hombre que, con sus defectos, como todos, siempre fue de frente.

En su etapa como concejal, desde los años noventa hasta arrancado ya el siglo actual, tuvo una intensa presencia en FARO DE VIGO, cuya hemeroteca da cuenta del trabajo realizado por Luis Rei siendo concejal.

Fallecido a los 54 años y enterrado el martes en el cementerio municipal de San Martiño de O Grove, este convencido nacionalista dejó momentos, intervenciones y actuaciones que ya forman parte de la historia de su pueblo, en el que se convirtió por méritos propios en uno de los políticos mejor valorados y, desde luego, en uno de los más respetados, incluso en formaciones rivales.

No es momento ahora de hablar, porque de eso ya se encargaron otros en los últimos días, de su pasión por el poeta Cabanillas, su infatigable trabajo en el ámbito cultural -tanto en O Grove como en Cambados-, sus libros o su firme defensa de la cultura marítima tradicional.

Ahora toca referirse a aquel joven e inquieto político que se hizo hombre siendo concejal y que acabó marcando el rumbo del BNG, tanto antes como durante y después de su paso por la Corporación.

Toca hablar de cuando plantó cara a las ilegalidades urbanísticas y reivindicó con fuerza la delimitación y preservación del Monte Central de A Toxa -incluso dirigiéndose al Valedor do Pobo para pedir su mediación-, especialmente cuando se habló de utilizar terrenos públicos para ampliar el campo de golf.

El BNG de Luis Rei incluso anunció en su momento su intención de paralizar por vía judicial la reconstrucción del puente de A Toxa, ya que este grupo no estaba dispuesto a que se acometiera la obra sin que la Corporación conociera previamente el proyecto.

En aquella época Rei proponía destinar el Monte Central de A Toxa a un complejo deportivo, al tiempo que insistía en defender la recuperación del yacimiento arqueológico de Adro Vello e incluso denunciaba una serie de obras ejecutadas por el Concello y que podían afectar a dicho entorno.

Fue con el nuevo siglo cuando abanderó un movimiento para reclamar a Portos de Galicia la cesión de terrenos de dominio público marítimo terrestre para construir el nuevo centro de salud de la localidad -aún pendiente-, llegando a decir que esa obra era más importante y prioritaria que la construcción de la estación de autobuses de O Corgo.

Apostaba así por priorizar inversiones, dejando claro que "lo primero es conseguir el centro de salud que reivindica el pueblo".

Tras cuestionar el modo en que se había formado el Patronato para desarrollar el Plan de Excelencia Turística, que había supuesto una inversión de 700 millones de las antiguas pesetas, Rei criticó con dureza al alcalde en el año 2001, después de que éste anunciara que la ansiada piscina municipal podría construirse al año siguiente. "Sería maravilloso que la piscina se construyera el año que viene -declaraba el líder nacionalista-, pero por la experiencia que tenemos podemos decir que no será cierto". ¡Y no lo fue!

También fue él quien pidió que además de ser "Pobo de Excelencia Turística", el Concello de O Grove fuera catalogado como "Pobo Pesqueiro". Y eso antes de insistir hace catorce años en que O Grove podía disponer del mayor parque público de Galicia, en referencia al Monte Central de A Toxa y reclamando así que se invirtieran 350 millones de pesetas en la potenciación de ese espacio.

Junto a los portavoces de otros grupos de la oposición, Luis Rei solicitó entonces la convocatoria urgente de una comisión informativa y de investigación para analizar diversos aspectos urbanísticos, y sobre todo para estudiar el caso del hotel balneario que se construía en A Toxa.

Pero aún estando de acuerdo con otras formaciones y afrontando estrategias conjuntas ante determinados aspectos, Rei no se casaba con nadie, por eso además de haber sido un azote para el PP también fue, en ocasiones, muy crítico con independientes, esquerdistas, socialistas e incluso con su propio grupo.

En una ocasión espetó: "El PSOE tiene todo el derecho del mundo a seguir su propia línea política, pero debemos decirle, amistosamente, que no deben equivocarse de enemigo y enfrentarse permanentemente a nosotros, pues no creo que esa sea una estrategia adecuada". Hablaba así tras las negociaciones frustradas para formar un gobierno alternativo al PP. "No fue por culpa del Bloque -declaraba en 2001-; y si ahora el PSOE no quiere trabajar conjuntamente con nosotros me parece bien, pero que no traten de responsabilizarnos de que exista un gobierno conservador porque si alguien tiene verdadera responsabilidad es el PSOE, que tras las elecciones era el grupo mayoritario" entre las fuerzas progresistas.

Atrás quedan también sus ataques a la Diputación, pues en repetidas ocasiones acusó al ente provincial de "marginar a O Grove", sobre todo ante el "abandono" que presentaban las carreteras de San Vicente y Virxe das Mareas.

Reclamaba así "que de una vez por todas inviertan lo que legítimamente corresponde a los grovenses, que para eso pagamos impuestos".

Y para la historia quedan también las gestiones efectuadas por Luis Rei Núñez para que su grupo defendiera los intereses de O Grove tanto en el Parlamento de Galicia como en el Congreso de los Diputados, por ejemplo en relación con la ejecución del paseo de Terra de Porto.

Lo cierto es que resulta del todo imposible hacer un resumen que se ajuste de verdad a la trayectoria del político Luis Rei, pues había que aludir a infinidad de mociones, ruegos y preguntas elevados al pleno de la Corporación, incontables intervenciones en los medios de comunicación, cientos de escritos presentados y todo tipo de iniciativas llevada a cabo en defensa de O Grove y sus gentes.

Volviendo al principio, hay que dejar a un lado las ideologías, permitir que cada uno reflexione y piense si lo hizo mejor o peor, respetar a quienes los admiraron, como también a cuantos lo criticaron. Lo que cabe hacer ahora, cuando Luis Rei Núñez ya forma parte de la historia de O Grove y de toda la comarca, es destacar y aplaudir el esfuerzo y los sacrificios que hizo durante tanto tiempo para defender lo que considera justo y necesario.

Compartir el artículo

stats