Estamos en plenas fiestas navideñas. Ello conlleva que haya más peatones en las calles y también más conductores en las carreteras. Además, las comidas o cenas copiosas y en compañía de familiares o amigos propias de estas fechas propician que más de uno coja el coche con alguna copa de más. Para frenar el consumo de alcohol al volante, la Policía Local de Vilagarcía tiene en marcha una campaña con la que incrementa los controles habituales en las carreteras.

Este refuerzo de la vigilancia ya comenzó a mediados de diciembre y fundamentalmente se lleva a cabo en los principales accesos a la ciudad, como por ejemplo la avenida de Valle Inclán, donde los agentes de la Policía Local estuvieron varias jornadas a distintas horas del día. En uno de los controles se inspeccionaron 36 vehículos y apenas se detectaron un par de infracciones, en ambos casos relacionadas con la documentación (seguro o ITV). No obstante, hay que esperar a que concluya el periodo navideño para hacer balance de la actividad en estas fechas.

No fue en un operativo específico, pero la Policía de Vilagarcía localizó ayer a primera hora de la mañana a una persona que conducía bajo los efectos del alcohol. El test arrojó un resultado superior a 0,6 miligramos por litro en aire espirado, por lo que la patrulla procedió a la inmovilización del vehículo, según precisan fuentes policiales. Tendrá que celebrarse un juicio rápido por un presunto delito contra la seguridad vial.

Aparte de la alcoholemia, otras de las causas más frecuentes de accidentes de circulación son los excesos de velocidad. En la última campaña realizada por la Policía de Vilagarcía con el radar de la Dirección General de Tráfico (DGT), los funcionarios "cazaron" en once días a 74 conductores que circulaban a una velocidad superior a la permitida, 34 de ellos en la recta de A Rosa, en la PO-548 a su paso por Carril. Se trata del principal acceso norte a Vilagarcía.

El coche-radar de la DGT estuvo presente por las calles del municipio vilagarciano entre el 25 de noviembre y el 5 de diciembre. En ese periodo los agentes de la Policía Local vigilaron a un total de 10.745 vehículos, de los cuales apenas un 0,7% rebasaron los límites de velocidad establecidos.

Los viales en los que se colocó el dispositivo fueron cinco de las principales entradas a Vilagarcía: avenida de Rubiáns, Agustín Romero (subida a Cornazo), avenida de Vilanova, Valentín Viqueira (Carril) y Valle Inclán. Y es que precisamente en los accesos al municipio son en las que se producen mayores infracciones en materia de velocidad, según ha advertido en numerosas ocasiones el concejal de Tráfico.