Nacido el 12 de octubre de 1944, es sin duda alguna uno de los personajes más importantes que han surgido de Carril en el siglo XX, tanto por su dedicación eclesiástica como por su formación intelectual. Pertenece a la generación de carrileños profundamente unidos a su tierra, razón por la que vuelven a su parroquia tan pronto como pueden.

Como la mayoría de las personas de su generación estudia en el colegio León XIII, examinándose por libre en el Instituto de Pontevedra y en la Normal de dicha capital. Tras ello, ingresa en el Seminario Mayor de Santiago en el curso 1961-62, para salir ordenado del mismo en julio de 1967.

Tras su ordenación, su carrera vendrá dirigida por tres caminos: la continuación de su formación intelectual, tanto en formación como en la enseñanza, su carrera sacerdotal, y la publicación de sus libros.

La continuación de su formación pasa por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, en donde se doctora en Teología con la tesis "La montaña en las homilías de orígenes", así como por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma en el que se licencia en Sagrada Escritura. Su siguiente paso es en la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa de Jerusalén como alumno titulado.

Actualmente es miembro distinguido de la Asociación Bíblica Española y de la Catholic Biblical Association of América, cuyo propósito es "promover, dentro de un contexto de fe, estudio erudito de las Escrituras y los campos relacionados con las reuniones de la asociación, publicaciones y apoyo a quienes se dedican a este tipo de estudios".

Esta entidad de estudio y difusión de la Biblia fue una iniciativa del obispo Edwin O´Hara en 1936, y su primer presidente fue Edward P. Arbez.

Su bagaje cultural está íntimamente ligado al estudio y enseñanza de la Biblia, y prueba de ello es su dilatada carrera en los diversos centros y cursos en que la Sagrada Escritura es el tema central: Profesor numerario de Nuevo Testamento en el Instituto Teológico compostelano desde 1990, y director del mismo desde febrero de 2010 sustituyendo a Segundo Pérez Pérez. Este Instituto Teológico está adscrito a la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, razón por la cual, fue en esta Universidad donde se eligió al nuevo director entre la terna de candidatos, y posteriormente remitida a la Congregación para los Seminarios y Universidades de Roma que fue la institución que finalmente decidió.

El Instituto Teológico Compostelano es una institución poco conocida incluso por los habitantes de Santiago. Se trata de un centro universitario con una importante colección de libros tanto de su especialidad como de temas religiosos: tiene 4 incunables entre los más de 62.000 libros y 471 publicaciones periódicas.

Al poco de tomar posesión en el Instituto Teológico, y con motivo de ofrecer la institución a los estudiantes gallegos, José Fernández Lago alertó de un problema en aumento en la sociedad occidental: "la cuestión es que la sociedad de hoy cubre bastante bien lo que atañe al cuerpo, y del espíritu digamos que se fija solo en lo inmaterial, y debería conocer también el ámbito. Si nuestra sociedad contara un poco con la búsqueda de cosas que puedan atañer al espíritu, ganaría mucho. Le serviría para enriquecerse con elementos espirituales que a lo mejor no alcanza ahora".

Igual componente es la dirección que ejerce del Centro de Formación Teológica para Seglares desde 1999 en el que también ejerce el cargo de profesor de Nuevo Testamento, así como de Evangelios Sinápticos en el Centro Superior Compostelano de Ciencias Religiosas.

Son muchas las publicaciones que se han editado de José Fernández Lago. Con todo, la obra por la que es más conocido es la traducción al gallego de la Biblia. En ella, participó con otros traductores y estudiosos de la religión, como José Rodríguez Carballo, Francisco Pérez Santalices, Andrés Torres Queiruga, Jesús Ferro Ruibal, etc., tanto en traducciones del Antiguo como del Nuevo Testamento.

Dentro del Antiguo Testamento, tradujo "Los libros de Samuel" y "Los libros de los Reyes", y del Nuevo Testamento, "El Evangelio de San Juan", "La segunda carta a los Corintios", "La carta a los Efesios" y "Las cartas a los Tesalonicenes" pertenecientes a las Cartas de San Pablo.

Esta obra, que aparece en el año 1989 editada por la Sociedad de Estudios, Publicaciones y Trabajos, más conocida como Editorial SEPT, ofrecía al principio una serie de dificultades, principalmente la que agrupar en un equipo a una serie de personas que por sus conocimientos bíblicos y las lenguas originales ofrecieran garantía suficiente para un buen resultado de la obra. Tal como anotan los responsables de la editora, se consiguió este equipo que "sumió generosamente la responsabilidad de la traducción".

La obra fue coordinada por nuestro personaje José Fernández Lago y por Andrés Torres Queiruga, enriqueciendo con ello, tanto la literatura gallega como la formación litúrgica y cristiana.