El Concello de O Grove ha puesto en marcha un nuevo proyecto de humanización y eliminación de barreras arquitectónicas. Esta vez se centra en la caseta de información turística existente en O Corgo, pues a pesar de situarse en un lugar estratégico y tratarse de unas instalaciones muy visitadas, hasta ahora nadie había pensado en la necesidad de facilitar el acceso al conjunto de los ciudadanos.

Dice el alcalde, el conservador Miguel Ángel Pérez García, que "mejorar la accesibilidad en estas dependencias era algo absolutamente necesario, por eso consideramos que se trata de una buena obra e incluso de una obligación para nosotros, ya que en este gobierno llevamos mucho tiempo implicados en la eliminación de las barreras arquitectónicas".

Una rampa

Pero el regidor grovense aprovecha para indicar también que "el proyecto no solo se limita a mejorar la accesibilidad en la oficina de información turística, con la construcción de la correspondiente rampa y la adopción de otras mejoras similares".

Lo que se va a hacer, de paso que se ejecuta esta obra, es "unir la plaza de O Corgo con el edificio del mercado municipal de abastos y la lonja de contratación de pescados y mariscos", explica el máximo mandatario.

De este modo, aprovechando el trazado de los pasos de peatones actuales, lo que se hace, en cierto modo, es ampliar el espacio peatonal y embellecer esta zona, que como todo el mundo sabe constituye una de las principales tarjetas de presentación de la localidad.

Paseo de Beiramar

Pero no es ésta la única mejora en materia de accesibilidad. Ayer se procedió a la colocación de una barandilla de acero inoxidable en una rampa habilitada en el paseo marítimo de Beiramar, muy cerca del puente de acceso a la isla de A Toxa.

Esta zona peatonal presenta dos alturas, por lo que ya existía una rampa. Pero no se ajustaba a la legislación vigente en materia de seguridad, de ahí que fuera preciso reformarla.

Una vez ejecutada se procede a colocar la barandilla para mejorar las condiciones de seguridad de cuantos utilizan este espacio.

Más composteros

En otro orden de cosas, pero también en relación con la actividad municipal, el concejal delegado de las áreas de Medio Ambiente y Limpieza, Alfredo Bea García, anunció ayer la llegada a la localidad de 75 nuevos composteros, los cuales van a ser distribuidos en el municipio entregándolos a otras tantas familias.

Parece que ya formalizaron la solicitud un total de 40 hogares, por lo que todavía quedan 35 disponibles. Los interesados pueden reservar uno de ellos a través del Registro Municipal.

De este modo las citadas concejalías dan un paso más en su plan de limpieza, preservación del medio ambiente y fomento del reciclaje.

No es la primera vez que se distribuyen composteros entre los vecinos de O Grove, al igual que se organizaron en los últimos años diversas charlas con el fin de dar cuenta al vecindario sobre las múltiples posibilidades que ofrecen estos elementos y el mejor modo de usarlos y sacarles partido.