Dos averías eléctricas se produjeron ayer casi al mismo tiempo, sobre las 11.27 horas, afectando a un total de 8.057 clientes de los cascos urbanos de Carril y Vilagarcía.

Los cortes energéticos provocaron numerosas incidencias al quedar los vecinos atrapados en los ascensores, movilizando a los equipos de Emergencias y Protección Civil de Vilagarcía, así como de las empresas de mantenimiento de estos elevadores. Incluso estuvo a punto de anegarse un garaje colectivo del edificio ubicado en el número 92 de la calle Rosalía de Castro, al dejar de funcionar las bombas que desplazan el agua a los pozos.

Fuentes de la compañía Gas Natural Fenosa indicaron que sobre las 11.27 horas recibieron aviso de una doble incidencia eléctrica en Vilagarcía de Arousa. La primera de ellas afectó a una línea subterránea en el núcleo urbano vilagarciano, interrumpiendo el suministro eléctrico a 5.000 clientes. Entre ellos, resultaron afectados el Concello, que tuvo que activar el generador para la Policía Local, y la Comisaría de Policía.

Cuatro equipos

La compañía envió cuatro equipos a la zona para restablecer el suministro eléctrico por tramos. El trabajo de urgencia permitió restablecer el servicio a 958 clientes a los 14 minutos del primer corte. Otras 2.650 familias estuvieron 40 minutos sin suministro eléctrico y finalmente 1.392 clientes del casco urbano vilagarciano tuvieron que esperar 73 minutos para recuperar la luz.

La segunda incidencia, también a las 11.27 horas afectó a una línea eléctrica subterránea entre dos centros de transformación de Carril, interrumpiendo el suministro a 3.057 clientes de la zona.

En este caso también se fue reponiendo el suministro por tramos. Así, 1.345 clientes recuperaron la energía eléctrica a los 33 minutos; 760 volvieron a disfrutar de la luz a los 80 minutos y, por último 952 familias estuvieron 113 minutos esperando que se reanudara el servicio. Fuentes de la compañía eléctrica indicaron que sus técnicos estás analizando las incidencias para determinar la causa de las mismas y proceder a su reparación.