La capilla de San Antonio Abad, patrono de los animales, se encuentra en el lugar de San Mamede, a unos 300 metros de distancia del monasterio de Armenteira. No se conoce muy bien el origen del templo, aunque se cree que lo hicieron levantar los monjes del cenobio, que estuvieron en Armenteira hasta el siglo XIX. Está en lo alto de una colina desde la que se domina el valle en el que se asientan tanto la aldea de Armenteira como el monasterio, de ahí que pueda ser un hito importante para los turistas que acuden al cenobio por la carretera de Cabeza de Boi. El conjunto se completa con un cruceiro antiguo. La Diputación ha invertido mucho dinero en Armenteira en los últimos años: financió parte de la restauración de la iglesia del monasterio; construyó la Pousada y un aparcamiento; abrió la Ruta da Pedra e da Auga; asfaltó y reurbanizó varias calles de la aldea; y hasta hizo pasar por allí la Vuelta ciclista a España.