La coordinadora de asociaciones de padres de alumnos de Vilagarcía da un ultimátum de 30 días a la Consellería de Educación para que responda a su listado de demandas, entregado ayer en el registro municipal por los propios padres. Dicen que están "cansados de esperar sin obtener respuestas en muchos casos" y de presentar escritos "con contestaciones que no acaban de ejecutar", porque los colegios en los que estudian sus hijos "padecen graves deficiencias que amenazan incluso la integridad y la salud de estos".

Eso se extrae de la documentación presentada por la coordinadora en Ravella y que afecta tanto a los colegios más antiguos, como el del Vilaxoán y el de Carril, como al más reciente, el CEIP A Lomba, edificio que cuenta con apenas un lustro de historia. En el listado que presentan, los padres hablan de humedades, falsos techos que amenazan con venirse abajo, problemas con la calefacción y la instalación eléctrica, medidas de seguridad deficientes e incluso el cierre del pabellón que comparten el Arealonga y A Lomba por motivos de seguridad.

"Solicitamos una respuesta concisa y real de cada uno de los puntos en un plazo de 30 días", dicen los portavoces del colectivo, que amenazan si se produce el silencio con "proceder a tomar soluciones alternativas para que los centros tengan unas mínimas condiciones de uso".

Inseguridades y molestias

Uno de los colegios en peores condiciones es el CEIP Rosalía de Castro de Carril, instalación con cerca de medio siglo que apenas ha recibido pequeños parches en todo este tiempo. "Lo más urgente es la sustitución del tejado. Con los continuos temporales hubo que colocar varias veces las planchas del falso techo en algunas dependencias. habría que cambiarlas por otras, ya que tienen amianto y no está permitido", explica la Anpa del centro en su informe.

"Sería necesario un cambio de la instalación de fontanería, tenemos que avisar constantemente por problemas de pérdidas en cisternas", añaden. También padece el Rosalía, según los padres, "continuos cortes de luz, lo que provoca que se estropeen los ordenadores. La instalación soporta el triple de aparatos que cuando fue colocada". Para más inri, en invierno "el mal estado de las puertas y ventanas causa un gasto de calefacción inmenso". Por último, denuncian "varias caídas causadas por afecciones de humedades en baños, corredores y aulas".

En Vilaxoán, el panorama es parecido, ya que también se trata de un edificio vetusto. "Los temporales de este invierno hicieron empeorar la situación de los falsos techos, que cayeron varias veces, incluso con niños dentro de las aulas", comunica la Anpa.

Las ventanas y persianas de "más de 30 años" hacen que las aulas padezcan temperaturas de "13 grados con la calefacción encendida". Además, la caldera, "muy antigua, causa continuos gastos de reparación al centro".

En A Lomba, su flamante colegio no ha sido tal. En pocos años ha dejado ver deficiencias propias de una obra mal acabada, como "paredes que se humedecen, goteras en casi todas las aulas, altas temperaturas en las clases de infantil debido a la cristalera que las cubre, lluvia y viento constantes en todo el patio, una salida de emergencias que va a parar a unos depósitos de propano, grietas en las paredes y baldosas con riesgo de caerse".

Pero el problema más grave está en el pabellón compartido con el Arealonga, que permanece cerrado debido al peligro de desprendimiento de las placas que forman su cubierta. A esto se suman los accesos al autobús sin protección y el patio descubierto que se encharca al llover.

En el Anexo A Lomba los problemas son similares al de centros de época similar: "fontanería con más de 40 años, persianas rotas, tejado con uralitas sueltas, patio lleno de charcos, instalación eléctrica incompatible con los nuevos ordenadores y falso techo de amianto".

En O Piñeiriño se quejan de la presencia de una torreta de alta tensión a la que los niños pueden acceder.

Rubiáns dio recientemente cuenta de sus problemas, que van desde un comedor con escasas plazas que limita la matriculación, al mal estado del patio y el pequeño gimnasio del centro. Los padres también protestan por las deficiencias en las rutas del autobús escolar.

El centro infantil Vagalume tiene los mismos problemas que su colegio "hermano", el Arealonga, tales como "gasto excesivo en calefacción" por el mal aislamiento, falsos techos deteriorados, persianas y puertas en mal estado y fontanería y saneamiento deficientes.

No obstante, los padres de la coordinadora de las Anpa también trabajan en la organización de actividades extraescolares y charlas formativas para todos los colegios -con participación de personalidades de la cultura y el deporte-, además de un banco de libros para el próximo curso.