Los servicios de emergencias participaron ayer en dos conatos de incendio en Vilagarcía, presuntamente intencionados en ambos casos. El primero de ellos se declaró sobre las 11 de la mañana en un solar lleno de maleza en la avenida Rosalía de Castro, junto al lavadero del paseo marítimo, y afectó a unos cuatro metros cuadrados de terreno, pues fue sofocado con rapidez. El fuego empezó junto a una cancilla que da a la calle.

Poco después, los equipos de extinción volvieron a salir, en esta ocasión hacia la calle Blanco Amor, pues recibieron un aviso de que había un incendio junto a las vías del tren. Cuando llegaron, sin embargo, se encontraron con que tan solo había ardido una de las planchas de polietileno que se colocan al lado de las vías como pantalla acústica.

Pese a que ninguno de los incidentes fue grave, la central de emergencias movilizó a varias unidades, pues en un primer momento se desconocía el alcance de los conatos. Así por ejemplo, en el de Rosalía de Castro actuaron tanto los bomberos como el servicio municipal de emergencias. Posteriormente, miembros de ambas unidades volvieron a coincidir en Blanco Amor, a donde también fueron movilizadas sendas patrullas de la Policía Nacional y Local, así como una ambulancia de Protección Civil de Vilagarcía y una furgoneta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).