La empresa encargada de la escuela infantil en el municipio de Pontecesures acabó ayer su contrato para su explotación y uso, por lo que desde hace varios días el gobierno local convocó una licitación para tratar de encontrar otra empresa que se haga cargo del mantenimiento y uso del servicio de guarderías público.

Todavía se desconoce la adjudicación del nuevo contrato, al que optaron cuatro empresas diferentes, por lo que la guardería permanece cerrada al público, perjudicando así a más de 15 niños que estaban anotados para disponer de la misma durante el mes de agosto.

Así lo denuncia Luis Sabariz Rolán, portavoz de la Agrupación Cidadá de Pontecesures (ACP), quien alega que el cierre provoca un grave problema tanto para los padres de los menores como para la imagen de la propia entidad. Continúa sin saberse los días de agosto en los que la escuela permanecerá cerrada. También se desconoce la situación de las trabajadoras que tenían contrato hasta el momento con la guardería. ACP exige al alcalde y al concejal de Educación, Roque Araújo, una pronta solución, y que no se retrase la elección del nuevo dueño de la guardería para que pueda volver a abrir sus puertas.