La fortaleza de Lobeira, desaparecida en el siglo XIV, volvió ayer a tomar cuerpo en tres dimensiones en el interior de la casa da cultura de András, en Vilanova de Arousa, la parroquia en la que estaría enclavada de seguir existiendo. Mancomunidade y Diputación presentaron esta recreación de la mano del arqueólogo de la institución provincial, Rafael Rodríguez, que fue el encargado de ofrecer las explicaciones históricas sobre lo que representó el castillo.

La reconstrucción en tres dimensiones trata de reflejar la fortaleza antes de su destrucción en el siglo XIV en plena revuelta Irmandiña, mostrando el valor estratégico de su emplazamiento, desde el que se controlaba el acceso a la ría de Arousa y a las tierras de O Salnés. La recreación, que pudo contemplarse en un vídeo, permite percibir como serían los posibles edificios anexos dentro de la fortaleza, como caballerizas o zonas de alojamiento entre otras, además de obtener una idea del modo de vida en la fortaleza.

Para la elaboración del modelo se partió de la reconstrucción realizada por Valentín Viqueira en 1954, además de los datos extraídos de los documentos medievales como el Pleito Tabera Fonseca, las descripciones que se realizan de la misma en el siglo XVII y la comparativa con otras fortalezas de la época que pudiesen parecerse, como es el caso de los castillos de Pambre, Torre dos Andrade, Vimianzo o Torre de Monforte de Lemos.

El proyecto ha sido promovido por la Mancomunidade de Municipios de la Comarca de O Salnés, y cuenta con el apoyo de la Xunta y de la Diputación. Se trata de un primer paso para que los vecinos y los visitantes de la comarca conozcan el valor patrimonial que posee el monte Lobeira y que es desconocido para una gran parte de la población. "Se trata de recuperar la memoria histórica con esta reconstrucción de lo que fue parte esencial del patrimonio de O Salnés y de la que apenas quedan restos a día de hoy", explicó el presidente de la Diputación, Rafael Louzán. También Gonzalo Durán, presidente de la Mancomunidade y alcalde de Vilanova, espera que la presentación del castillo en tres dimensiones sea la primera de "una serie de iniciativas que sirvan para iniciar los trabajos arqueológicos que permitan descubrir realmente los misterios escondidos del mirador, especialmente si bajo él se encuentra el Castro Lupariae".