Los comuneros de San Vicente de O Grove no comparten las críticas de que son objeto. Aseguran que las vacas cachenas que han liberado en la parroquia no solo son beneficiosas para su entidad, sino "para todo el pueblo", y llegan a asegurar que "gracias a nuestras vacas los montes están ahora más limpios que nunca".

En la citada entidad, que preside Jesús Pombo y tiene al concejal de Obras, Manuel Ochoa, como brazo derecho, insinúan que la localidad debe estar agradecida por este proyecto de silvipastoreo que llevan a cabo, y no solo eso, sino que consideran "lógico" que el Concello ponga dinero para reabrir el acceso al mirador de Con da Hedra, que se construyó con fondos públicos en 2004 y tuvo que ser cerrado hace unos meses, cuando se soltaron las vacas.

Sea como fuere, "el dinero que pone el Concello tampoco es mucho, porque solo paga los materiales, así que el esfuerzo importante lo hacemos nosotros, los comuneros, al contratar a los operarios para levantar las vallas que van a permitir acceder al mirador". De este modo los comuneros de San Vicente se reafirman en sus planteamientos a pesar de que cada vez son más las voces críticas que no entienden cómo en plena crisis se destinan 50.000 euros a la compra de vacas y se invierte aún más dinero público en diversas mejoras en el monte comunal.