Alberto García García, el alcalde socialista de Catoira, niega rotundamente haber cometido ilegalidad alguna en relación con la financiación del edificio multiusos de la localidad. De este modo, respaldado por la mayoría absoluta con que cuenta su grupo municipal, hizo que el pleno rechazara la comisión de investigación solicitada por la oposición, a cuyos miembros prácticamente llamó "ignorantes" cuando alegó que "no saben leer los papeles que tienen en los expedientes".

Fiel a su estilo, García no solo no se dejó acorralar, sino que acabó pidiendo a sus detractores que se marchen a sus casas y dejen el puesto de concejal a otros que demuestren más interés por el pueblo de Catoira.

PP y una parte del grupo mixto -la de Compromiso por Galicia, que se formó tras las divisiones internas del BNG-, pactaron una "extraña alianza" para reclamar el pleno extraordinario celebrado ayer y exigir explicaciones, alegando que el Concello recibió dinero para pagar el edificio multiusos y que, sin embargo, García no se lo entregó a Tragsa, la constructora, sino que lo desvió a otras inversiones.

En realidad esto es algo que García no niega, sino que explica que los "recortes introducidos por el PP en la Xunta y el Estado" provocaron "una disminución tan brutal" de los ingresos en las arcas municipales que había riesgo de desatender los principales servicios sociales, e incluso iba a resultar difícil pagar a los trabajadores.

Es decir, que "por culpa de la Xunta" parte del dinero obtenido en subvenciones para el multiusos tuvo que ser empleado en acciones "más urgentes", y si no pudo pagarse toda la obra a la empresa es porque tampoco llegaron todas las aportaciones prometidas.

De este modo, lo que hizo ayer el alcalde, en el pleno, fue repasar la historia de este proyecto y el modo en que se hizo realidad, para al final hacer que su grupo votara en contra de la comisión de investigación demandada.

"Lo que se afirma en el escrito de solicitud del pleno, en el sentido de que se vulneró la legalidad por no informar sobre la obra, es rotundamente falso -comenzó García su intervención-; y ni siquiera la solicitud de este pleno extraordinario está justificada, pues no sería necesario si los miembros de la corporación que lo solicitaron leyeran los expedientes de los plenos".

Lo que sucede, argumenta el socialista, es que "puede que la oposición no los entienda (los expedientes), pero cuando esto sucede es de sentido común preguntar, para no hacer perder el tiempo a los demás miembros de esta corporación".

En tono por momentos paternal, y en ocasiones desafiante, el alcalde de Catoira recordó que el acuerdo para contratar y ejecutar el "Centro multiusos, auditorio y casa consistorial", con un presupuesto de 2,2 millones de euros, se adoptó en pleno el 7 de julio de 2008, y en el acta de aquella sesión "consta la financiación, con aportaciones de las distintas Administraciones y las anualidades previstas para ejecutar el presupuesto".

Asimismo, los documentos presupuestarios de los ejercicios económicos 2008, 2009, 2010 y 2011 "también fueron aprobados en pleno, haciendo constar en cada caso la relación de ingresos previstos para la obra, su procedencia y los pagos a realizar, además de aparecer el cuadro de inversiones plurianual, en el que se indican claramente las cuantías a desembolsar por las distintas Administraciones".

No satisfecho con esto, el primer edil del municipio vikingo espetó a la oposición que "el pleno de la corporación también aprobó las Cuentas Generales de los ejercicios 2009, 2010 y 2011, las cuales integran las liquidaciones de los presupuestos de cada ejercicio y aportan relaciones detalladas de todos los ingresos y su procedencia, y de los gastos y su destino para cada una de las partidas presupuestarias, incluida la obra del multiusos".

En definitiva, que cuando la oposición solicita conocer todos los documentos relacionados con dicha obra lo hace "porque no se preocupa de los asuntos municipales ni lee los expedientes; o puede que simplemente sea porque no se enteran de nada, y de ser así no están en condiciones de defender a los vecinos y tendrían que dimitir, dejando su puesto a quien tenga más interés por los asuntos que se tratan en pleno".