Rosalía Pérez también es vecina de Vilagarcía y desde hace un año y medio tiene en tratamiento a su hija en el servicio de neuropediatría del Hospital do Salnés.

"Estoy encantada con la doctora. Me solucionó un problema grave que tenía con la niña y además estoy al lado de casa. Para mí es una comodidad porque me resulta más fácil desplazarme. Mi hija va ahora muy bien con esta pediatra, no veo por qué tenemos que cambiar ahora para que nos atiendan en Pontevedra, cuando el servicio que se está prestando aquí es bueno. Además en este tipo de consultas los niños necesitan tener el mismo médico porque la confianza en el profesional es muy importante para su tratamiento", declara Rosalía Pérez.

La madre, que acaba de presentar una reclamación por escrito ante el Hospital do Salnés, añadió que su hija tiene que ir varias veces a consulta para el control de la medicación y el traslado a Pontevedra sería una seria complicación tanto para su familia como para la propia niña, ya que no tendría garantías de contar con el mismo médico en cada consulta, lo que provocaría un descontrol a nivel asistencial.