Lara Muñiz Vicente, vecina del municipio coruñés de Boiro, de 26 años, perdió la vida ayer como consecuencia de un brutal accidente de tráfico ocurrido en la carretera provincial que une las localidades de Catoira con Caldas de Reis.

Los hechos ocurrieron a las 14.30 horas, cuando la joven boirense regresaba a casa por la carretera provincial EP-8001. A la altura de kilómetro 4,5, cuando afrontaba ya el tramo de bajada desde Caldas hacia Catoira –en pronunciada pendiente– perdió el control de su vehículo y colisionó frontolateralmente con otro turismo que subía, el cual conducía una joven que sufrió heridas leves –se quejaba de dolor en un brazo– llamada Sara Vela Jiménez.

Mientras la conductora boirense perdía la vida, la otra, al parecer vecina del municipio de Ribeira, subió por su propio pie a la ambulancia y estuvo consciente en todo momento, aunque muy nerviosa.

Una enfermera

El terrible impacto causó graves heridas a la boirense Lara Muñiz Vicente, que prácticamente murió en el acto.

Su cuerpo quedó atrapado entre el amasijo de hierros en que se había convertido su vehículo. Una enfermera que pasaba por allí en su coche se detuvo para ayudar y la atendió en ese primer momento. Cuando llegaron los efectivos de Bomberos desplazados desde la base de Vilagarcía, les informó de que tendrían que darse mucha prisa, ya que las constantes vitales de la chica eran extremadamente débiles.

Los bomberos arrancaron con rapidez la puerta del turismo y sacaron a la boirense, que quedó tendida en la calzada para que empezaran a atenderla los equipos médicos el 061 desplazados al lugar.

Pero esos servicios medicalizados movilizados tanto en ambulancia como en helicóptero no pudieron reanimar a la herida, por lo que en cuestión de minutos se certificó su muerte.

Apenas una hora después de que se produjera el terrible accidente se cursaron las órdenes oportunas para que se efectuara el levantamiento del cadáver.

La fallecida conducía un Skoda Fabia que colisionó por su lateral derecho contra la parte frontal del Peugeot 308 que pilotaba la joven que resultó herida leve.

Lara Muñiz Vicente es natural de la parroquia boirense de Abanqueiro, donde residía con su familia. Estaba soltera y en la localidad arousana es muy conocida, entre otras razones porque el año pasado realizó prácticas, como becaria, en la Casa Consistorial.