En Cambados, la borrasca ya se dejó sentir sobre las diez de la mañana. Al coincidir la tromba de agua con la marea alta se produjeron las aparentemente inevitables inundaciones en buena parte de la franja costera de la localidad. Uno de los lugares más afectados fue la Praza do Concello. Justo a la hora en que la corporación municipal iniciaba su pleno, los trabajadores municipales tuvieron que salir a levantar arquetas para intentar reducir la inundación.

El nivel del agua subió varios centímetros y motivó que en algunos momentos fuese casi imposible pasar con el coche hacia la avenida de Vilariño o por delante de la oficina de turismo. Cambados ya sufrió inundaciones anteayer viernes. De hecho, el acceso a la plaza de abastos fue muy complicado durante buena parte de la mañana, y los voluntarios de Protección Civil tuvieron que acudir a una casa inundada en O Brexo.

La aldea de Fonsín

A unos 500 metros de donde este fin de semana se celebra la fiesta de San Simón volvió a registrase ayer otra de las peores inundaciones en O Salnés. Una vez más –como ya ocurrió anteayer– el agua se embalsó en la pista principal de acceso a la parroquia de Fonsín, obligando a los vecinos a dar un rodeo para entrar o salir del lugar.

Los vecinos de esta aldea de la parroquia de Baión (Vilanova) sufren inundaciones continuadas desde que empezaron las obras de la circunvalación norte de Vilagarcía, y en lo que va de otoño ya han visto tres veces como la lluvia les dejaba poco menos que incomunicados.

Según uno de los afectados, una de las soluciones que les ofrecen es elevar el nivel de la carretera para evitar que el agua de las escorrentías se estanque en ella. En principio, los vecinos están de acuerdo con esta alternativa, pero no dejan de pedir un arreglo definitivo, pues argumentan que si el agua no se junta en la carretera acabará formando enormes lagunas en las fincas y huertas de la aldea, lo que convertirá esas tierras en improductivas.

Predicción para hoy

La agencia meteorológica de la Xunta, Meteogalicia, prevé para hoy una jornada marcada una vez más por la inestabilidad, con cielos nublados y chubascos intermitentes. De todos modos, la Dirección General de Emergencias de la Xunta alerta de la presencia de un "episodio adverso de nivel rojo" en las provincias de A Coruña y Pontevedra. La situación puede ser especialmente comprometida junto al mar, donde se esperan fuertes vientos y oleaje.