La Diputación Provincial de Pontevedra mantiene su intención de construir una de las cuatro Pousadas do Salnés en el centro vacacional Sanatorio de A Lanzada. Pero a pesar de ello garantiza que las instalaciones van a seguir acogiendo el Obradoiro de Hostalería comarcal y los tradicionales y multitudinarios campamentos de verano, que el presidente Rafael Louzán incluso pretende potenciar en próximos años.

De este modo el ente provincial despeja cualquier duda sobre lo que en el PP consideran "una polémica estéril y artificial orquestada por el alcalde socialista José Cacabelos para tratar de sacar réditos electorales".

Hay que recordar que el gobierno tripartito se opone a la construcción de la posada, por entender que es "competencia desleal" para el sector hostelero y porque asegura que con la instalación de este servicio va a suprimirse tanto el taller de empleo como los campamentos. Además el gobierno sostiene que los terrenos pertenecen a los vecinos.

Pero Rafael Louzán y el presidente local del PP, Miguel Pérez, son contundentes al indicar que ese posicionamiento del tripartito "es una burda estrategia electoral" consistente en confundir a la opinión pública.

Una venta sin condiciones

Y es que, indican, "la posada no es competencia desleal, sino una oferta complementaria; el Obradoiro no va a suprimirse, sino que va a potenciarse; y los terrenos no son municipales ni comunales, pues fueron vendidos por el propio Concello a la Diputación en 1963 por valor de 800.000 pesetas, cuando el presupuesto municipal era de 1.100.000 pesetas, y en aquella venta no se puso condición alguna".

Lo que se pretende, por tanto, es "superar las zancadillas que trata de poner el gobierno de O Grove para así reformar el edificio del antiguo sanatorio, construir la Pousada, potenciar los campamentos de verano y dar continuidad al taller de empleo comarcal de hostelería", indican en el PP.

Recuerdan, no obstante, que la organización del Obradoiro depende del proyecto que se presente cada año y tiene que ser aprobado por la Xunta, lo cual quiere decir que si bien hasta ahora se celebraron tres cursos eso no significa que esta actividad esté garantizada, y de hecho no se sabe si el año que viene volverá a funcionar". Pero si hay un nuevo Obradoiro de Hostalería "volverá a celebrarse, como hasta ahora, en el sanatorio", espeta Rafael Louzán.

Eso sí, mantener el Obradoiro de Emprego Hostalería do Salnés en A Lanzada depende también del Concello de O Grove, que es el que debe conceder la licencia para la posada, pues con ese proyecto "van a transformarse las instalaciones y va a ser posible mantener el taller de empleo".

La pelota está por tanto en el tejado del tripartito meco, que mantiene su oposición a la posada y que ayer presentaba al pleno de la corporación una moción para rechazarla y reclamar la continuidad del Obradoiro y de los campamentos.

Lo que sucede es que "muerto el perro se acabó la rabia", y de poco puede servir esa moción si la Diputación sostiene que "no se va a trasladar el obradoiro, y lo único cierto es que si bien no pasaría nada por cambiarlo de ubicación, ya que tiene carácter comarcal y por tanto cualquier Concello de O Salnés tiene derecho a albergarlo, va a seguir donde está", recalcan Louzán y Pérez.

Más de 2.000 niños

Los dos se refieren igualmente a la continuidad de los campamentos de verano, y Louzán apostilla que cuando se hizo cargo de esta actividad "el campamento reunía a 400 o 500 niños, y sin embargo ahora tenemos 2.000 participantes, con otros tantos en lista de espera, por eso nuestra intención no es cargarnos estos campamentos, sino mejorarlos, potenciarlos y seguir aumentando el número de asistentes".

Cuando se le pregunta el por qué de la polémica creada, Rafael Louzán prefiere no entrar en la disputa política e incide en que, "con ayuda de Miguel Pérez, las instalaciones de A Lanzada van a mejorar de manera notable, van a potenciarse los servicios que se prestan en ellas y van a ser motivo de orgullo para todo el pueblo de O Grove, la comarca y la provincia".

El que sí acepta el cuerpo a cuerpo es Pérez, convencido de que "toda la polémica creada es absurda y solo obedece a la estrategia de un alcalde noqueado y de unos grupos políticos que tras haber destrozado O Grove durante tres años ahora buscan un nuevo arma electoral al que aferrarse y se inventan una polémica para tratar de conseguir un puñado de votos, pero el pueblo está cansado de esta situación y ya no va a comulgar con ruedas de molino".