El secretario comarcal del sindicato CIG, Xoán Xosé Bouzas, Tupi, asegura que la crisis económica también está pasando factura al sector del metal. Según él, muchos pequeños negocios de reparación del automóvil empiezan a pasarlo mal porque el trabajo cayó en picado. "La gente va al taller lo mínimo, y sólo encarga las reparaciones imprescindibles para que el coche siga funcionando", alega.

Estas declaraciones son ratificadas por los responsables de varios talleres de O Salnés, que avisan de que a veces las ganas –o la necesidad– de ahorrar algún dinero puede redundar en una grave pérdida de seguridad en la carretera.

Ventura Santórum, que tiene un negocio de cambio de ruedas, lavado y mecánica rápida en la carretera de A Illa (Vilanova) afirma que "tengo 43 años y empecé a trabajar con los neumáticos a los 14. Y ya hacía muchos años que no quitaba neumáticos en alambres, como estoy haciendo ahora. La gente aprovecha al máximo las ruedas". Santórum asegura que en agosto de este año ha tenido entre un 20 y un 22 por ciento menos de trabajo que en el mismo mes de 2009, y lo achaca a la crisis económica.

"Hay mucha gente que ya viene con las piezas de desguace para que sólo le cobremos la mano de obra. Si aguantamos es porque en los talleres podemos ofrecer precios más bajos que en los concesionarios".

Santórum explica que incluso tiene clientes que aplazan a tres meses pagos inferiores a 50 euros con las tarjetas-comercio, y que el retrasar los cambios de aceite puede ser letal para los vehículos. "Yo tengo ahora cinco coches para cambiar el motor, y en algunos casos fue por no cambiar a tiempo el aceite o la correa de distribución".

Manuel Portas: "El estado de los neumáticos está infravalorado"

El profesor de la autoescuela Sálvora y técnico de seguridad vial, Manuel Portas, sostiene que "en condiciones normales entre el 5 y el 11 por ciento de los accidentes están relacionados con el estado del coche". Añade que "la seguridad de los vehículos no es un privilegio, sino una exigencia" y considera que "el estado de los neumáticos es lo que más infravalorado está" dentro de las medidas de seguridad pasivas del automóvil, como son los frenos, el airbag o la dirección.

"El neumático ya se debería cambiar cuando el dibujo de la rueda es inferior a los dos milímetros, porque de lo contrario la adherencia se pierde por completo. A 60 kilómetros por hora hacen falta 30 metros para detener el vehículo por completo, pero si tenemos los neumáticos en mal estado hace falta prácticamente el doble de distancia", sostiene.

Los profesionales también alertan de la proliferación en España de ruedas de fabricación china que son mucho más baratas, pero que no pasaron los controles de calidad de la Unión Europea, y que no están homologadas.