Diseñada para descubrir los principales atractivos paisajísticos de monte Lobeira, los comuneros de András se encuentran ultimando los detalles finales de la senda que va a recorrer este espacio natural. De hecho, en estos momentos los trabajos se centran en la señalización de todo el entorno, especialmente de los miradores de la Cruz de Lobeira y del Faro das Lúas, los dos principales atractivos de la misma, así como la eliminación de maleza y limpieza de sus márgenes.

La senda, que tiene una longitud aproximada de 4,5 kilómetros arranca en las inmediaciones de la iglesia de András, donde los aficionados al senderismo cuentan con una zona de estacionamiento de vehículos, para discurrir bordeando una cara de la montaña y finalizar en el mirador de la cruz.

Por en medio, los caminantes podrán acceder a espacios tan atractivos como el Faro das Lúas, las dos fuentes que se han habilitado en el camino, el círculo lítico encontrado en 2006 o a las prospecciones arqueológicas que comenzaron a ejecutarse a finales del pasado año y que han sacado a la luz parte de la fortaleza de Lobeira. Además, los visitantes también podrán admirar algunas de las vistas más atractivas y espectaculares de la ría de Arousa.

Incluida en circuitos

La senda ha sido dada de alta en todos los circuitos de rutas de Galicia y homologada por técnicos de la Federación Galega de Montañismo con dificultad media. En el diseño se trató de evitar rampas complicadas con el fin de facilitar el paseo hasta la cumbre de monte Lobeira y permitir la observación de las espectaculares vistas que ofrece esta atalaya natural que se levanta en la ría de Arousa.

La puesta en marcha de esta senda es una vieja aspiración de los comuneros de András, que comenzaron a trabajar en ella en 2005. Sin embargo, los graves incendios forestales que se registraron en el monte durante el verano de 2006 retrasaron el proyecto, que ahora se va a convertir en realidad una vez se finalicen los trabajos de señalización.

Además de este proyecto, los comuneros no han dejado de lado la recuperación de los restos de la antigua fortaleza medieval de monte Lobeira. Tras el revés que supuso la negativa de la Fundación Pedro Barrié de la Maza a financiarlo, la directiva de la comunidad de montes está buscando alternativas a la financiación del proyecto.

Así, su próximo objetivo es tratar de lograr financiación a través de fondos europeos, como el programa Leader, dinero que les va a permitir consolidar los hallazgos realizados en la primera intervención.

Durante la misma, los arqueólogos encontraron más de 25 metros del muro exterior de la fortaleza y un aljibe natural utilizado para recoger el agua de la lluvia. Esta primera intervención se realizó con el dinero aportada por la Axencia Galega para o Desenvolvemento Rural (Agader).

El proyecto también contemplaba la posibilidad de crear un aula de interpretación de un yacimiento que va mucho más allá de la Edad Media, ya que se sospecha que el edificio militar se asentó sobre los restos de un antiguo castro celta.