El otro gigante que se trasladará a O Pousadoiro, es decir, la factoría de Lantero ya está tramitando su proyecto y su licencia de actividad, previa para la consecución de la licencia de obra que permitirá el inicio de la construcción de su nueva planta en Cea.

Ambos documentos ya han sido presentados en el concello y según explicó el alcalde, Javier Gago, la previsión es que las obras se inicien en este mismo año aunque recuerda que otorgar licencia de actividad para una empresa tan compleja como Lantero requiere estudiar su proyecto con mucho detenimiento, aunque confía en que todo se arregle en breve pues el proceso está en manos "de una de las asesorías más competentes de España".

Los plazos que manejan son conseguir la licencia de actividad antes del verano y, de inmediato, lograr la de obra para iniciar los trabajos este mismo año. Paralelamente ya han empezado a solicitar presupuestos a distintas constructoras en base al proyecto que manejan.

A partir de ahí el cálculo es que tarden aproximadamente año y medio en concluir los trabajos y el traslado que, como recalcó el alcalde, supondrá una importante obra civil pero también un importante montaje del equipo técnico: "No es lo mismo trasladar una fotocopiadora que una onduladora gigante y hasta que esa maquinaria potente se calibra pasa un tiempo", explica. Así las cosas, la previsión es que Lantero no abandone la parcela de Rosalía de Castro antes de 2009.

Larsa, en 3 o 4 años

Con esta experiencia, Gago advierte que el traslado de Larsa podría no hacerse efectivo antes de 3 o 4 años pues, Lantero antes de iniciar la tramitación del proyecto ya había realizado distintos convenios con la Xunta. En todo caso, lo que está claro es que la firma abandonará su actual ubicación.

Megasa parece más interesada en un posible traslado a Baión

Javier Gago reconoció ayer que también había iniciado contactos con la dirección de Megasa para lograr el traslado de la metalgráfica, ubicada ahora en el entorno de San Roque, al polígono industrial de O Pousadoiro. Aunque también reconoció que, en este caso, la receptividad de la firma no era igual que la de Lantero o Larsa.

Explicó que incluso la gerencia de Xestur había contactado con la firma para ofrecerle dichos terrenos a fin de que liberase la parcela actual, ubicada en un entorno estratégico pero poco idóneo para su actividad, pero que ésta no se había mostrado receptiva. El alcalde explicó que la opción que más convence a la empresa es la del futuro polígono de Baión, aunque no esté claro que opte por el traslado.

En este sentido, el alcalde quiso dejar muy claras dos cosas: la primera que, debido al incremento del uso residencial en el entorno de Megasa, por muchas medidas correctoras que adopte la factoría siempre se causará molestias a los vecinos. Sobre todo porque dichas medidas son tan caras que serían menos rentable que el propio traslado que, en su opinión, se convierte en necesidad si se busca modernizar la producción y acabar con el conflicto vecinal que, en las últimas semanas, llegó hasta Medio Ambiente de manos de la asociación de A Laxe que siempre ha aclarado que aboga por el traslado, no por el cierre.

El segundo aviso de Gago fue todavía más claro: Jamás habrá recalificaciones o bonificaciones para una firma que abandone el terreno municipal o que pretenda cerrar las instalaciones. Así que, de hacerlo, la parcela seguiría con su uso.