El conflicto laboral planteado en relación con las diferencias económicas sobre el documento de catalogación de los puestos de trabajo centró la sesión plenaria celebrada ayer en el Concello de Vilagarcía. Los representantes de los funcionarios recibieron al grupo de gobierno en la entrada a la sala de sesiones con cánticos y bombos e incluso intervinieron en el apartado de ruegos y preguntas con una batería de interpelaciones dirigidas al alcalde socialista, Javier Gago López.

Los portavoces de los grupos políticos con representación en la corporación municipal Xosé Castro Ratón (BNG), Tomás Fole Díaz (PP), Juan Fajardo (IU-EU) y José Luis Rivera Mallo (IVIL) se han comprometido a instar al grupo de gobierno a que alcance un acuerdo con los trabajadores en cuanto a sus demandas económicas. También se comprometieron a rechazar cualquier propuesta de presupuesto en la que no se contemple un acuerdo firmado con el consenso de la mayoría de los trabajadores.

Con estos apoyos los representantes sindicales se presentaron ante la sala de sesiones recibiendo al grupo de gobierno con una versión de la canción "Vamos a contar mentiras... tralará", en la que recordaban al alcalde que la buena educación está en la negociación y que en el catálogo se ven muchas conveniencias porque beneficia sólo a unos cuantos.

Los representantes sindicales de los funcionarios tuvieron que esperar más de dos horas para poder intervenir en el pleno y expresar al alcalde sus dudas y preguntas.

El primero en intervenir fue el representante del sindicato CIG quien señaló que las negociaciones habían comenzado en 2004, y con otro concejal, momento en que se inició la catalogación de los puestos de trabajo, quien les había dicho que la aplicación del acuerdo sería a partir de enero de 2006 y ahora esto no se reconoce. También cuestionó las importantes diferencias salariales existentes entre categorías por una función similar.

Gago López puntualizó que la Ley de la Función Pública establece distintas categorías con sus niveles salariales diferentes que se mantienen en los complementos y eso no se puede cambiar. De todos modos explicó que la propuesta presentada por el gobierno local a los sindicatos es abierta e indicó que está estudiando también las propuestas formuladas por los sindicatos UGT, CIG y CSIF, adelantando que en base a ellas el próximo lunes tendrá una nueva propuesta para negociar con los representantes sindicales.

El delegado del CSIF preguntó a Gago por qué no se contrató el trabajo de catalogación a una empresa privada, obteniendo como respuesta que los que contrataron la Xunta y la Diputación no sirvieron, uno porque no se pudo aplicar y otro porque fue anulado. El regidor expresó que está satisfecho del trabajo realizado con la catalogación y que no renuncia a hacer una nueva propuesta para conseguir el esperado acuerdo con los funcionarios.

"Hubo un sindicato que dijo que era preferible dejar el catálogo para la próxima corporación. No lo dijimos nosotros. Lo que sí manifestamos es que si se deja el catálogo se deja también el tema económico que va implícito en él. Lo que pido es un poco de respeto y de moderación. Cuanto más ruido hagamos en esto es peor porque no depende sólo de nosotros" declaró el alcalde.

Asuntos sobre la mesa

El alcalde retiró de la sesión plenaria de ayer el escrito de la Comunidad de Montes de Fontecarmoa sobre reclamación de titularidad de terrenos porque existe una demanda judicial de otra comunidad que reclama los mismos montes. También se retiró el tema de las áreas de rehabilitación de Carril y Vilaxoán a la espera de que el Estado apruebe los repartos presupuestarios para este ejercicio económico.

Ordenanza fiscal para cajeros automáticos

La corporación municipal aprobó anoche una moción de EU-IU sobre la creación de una ordenanza fiscal reguladora de la tasa por instalación de cajeros automáticos en las fachadas de los inmuebles con acceso directo desde la vía pública. Dado que la ordenanza no la desarrollará la actual corporación, el acuerdo se limitó a expresar la intención de poner en marcha esta nueva tasa, cuya regulación estaría a cargo de la nueva corporación.

El pleno también aprobó los estudios de detalle en Os Duráns y de en la finca de Carús, en Trabanca, así como la modificación puntual en el polígono de Trabanca Badiña para permitir la unión de dos parcelas con el fin de que se construya una sola nave en las mismas, a iniciativa de un proyecto empresarial.

El pleno, por mayoría rechazó la moción de urgencia del PP sobre las medidas de protección del litoral del Consello de la Xunta previas al proyecto de ley de ordenación del litoral. PSOE, BNG y EU-IU entienden que estas medidas protegen provisionalmente a la espera del desarrollo de la ley y que prácticamente no afectan a Vilagarcía.

Por otra parte la corporación aprobó la moción del BNG que recoge las peticiones de los padres de alumnos del colegio A Lomba sobre mejoras en el proyecto de construcción del nuevo colegio comprometidas por Educación.