Las aguas de la ría de Arousa vivieron ayer un nuevo episodio vinculado al tráfico de drogas y a las mafias del narcotráfico que operan en su interior. Eran las 6,50 horas cuando vecinos de A Illa y Vilanova se despertaban con una explosión e incendio en el tramo de agua conocido como A Travesa y que separa ambos municipios. Las llamas provenían de una "lanzadera" de 9,5 metros de eslora cuyos ocupantes habían abandonado a la deriva cargada de combustible y que se investiga si participó en un desembarco en una de las playas de la ría cuando sobrevinieron las llamas, cuyo origen todavía se desconocía al cierre de esta edición. La embarcación contaba con tres potentes motores de 250 caballos, usados habitualmente por las embarcaciones que se dedican a trasladar los alijos desde el buque nodriza hasta las playas de la ría de Arousa. Alertados los servicios de emergencias por el 112, en el lugar de los hechos se presentaron efectivos de la Guardia Civil del Mar, Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), Gardacostas y Salvamento Marítimo que poco pudieron hacer más que ver como la lancha se consumía y se iba a pique sobre las 8 horas después de dejar un colosal rastro de humo y llamas.

Las hipótesis sobre las causas que provocaron el hundimiento son muchas, aunque todo apunta a que los tripulantes de la embarcación hubiesen optado por quemarla al sufrir una avería o a que hubiesen sufrido un accidente, dejándola a su suerte. Lo que tienen claro las fuentes de la investigación es que en el momento del incendio la embarcación no llevaba ningún cargamento a bordo y probablemente acababa de iniciar su andadura en el mar ya que iba cargada hasta los topes de gasolina (cada planeadora de estas puede llevar hasta 5.000 a 6.000).

Tras descubrir la lancha, la Guardia Civil comenzó a investigar los posibles puntos de atraque para la lancha en tierra descubriendo en la playa de A Sapeira, en colaboración con la Policía Local de A Illa, a muy poca distancia de donde se registró el incendio, un remolque de 15 metros abandonado y que serviría para trasladar una embarcación de las características que poseía la incendiada. A unos 200 metros de ese remolque, los agentes también encontraron un tractor con restos de haber sido utilizado en la misma playa en la que apareció el remolque.

Ambos vehículos no contaban con ningún tipo de distintivo que pudiese identificarlos, aunque agentes de la policía judicial de la Guardia Civil estuvieron tomando huellas que puedan servir para la investigación. Al lado del tractor también se descubrió un pequeño depósito de gasolina y diferentes pruebas que están siendo analizadas para determinar si tienen algo que ver con el caso.

Todos estos datos podrían estar facilitando la labor de investigación de los agentes por lo que no se descarta que en los próximos días se registren detenciones. De hecho, la planeadora podría estar vinculada a un activo y escurridizo narco arousano al que las fuerzas de seguridad estarían vigilando desde hace tiempo.

Catastro

Tanto el tractor como el remolque aparecieron muy próximos a dos galpones ubicados en la playa de Sapeira, motivo que ha llevado a la Guardia Civil a solicitar al concello isleño la posibilidad de consultar el catastro para identificar a sus propietarios. El objetivo es descubrir si los dueños de ambas naves podrían estar relacionados con la embarcación y si alguna de ellas sirve de almacén a las mafias que operan en la ría de Arousa. De hecho, las investigaciones apuntan a que los integrantes de la organización podrían ser vecinos de los municipios más próximos y que conocían perfectamente la zona ya que la playa en la que se encontró el remolque posee un difícil acceso y se encuentra apartada de las viviendas. Además, los fondos de la misma están llenos de piedras que impedirían la entrada o salida de una lancha tripulada por una persona que desconociese la zona.

Subdelegado

El subdelegado del Gobierno, Delfín Fernández Álvarez, reconocía ayer que la Guardia Civil estaba trabajando sobre "pistas muy fiables e interesantes que permiten ser optimistas a la hora de pensar que podrían registrarse detenciones en un breve espacio de tiempo". Sin embargo, prefirió mostrarse prudente a la hora de aportar cualquier tipo de dato para no entorpecer las investigaciones. El incendio de la "lanzadera" causó una gran expectación en A Illa. Las llamas comenzaron muy poco antes de que la flota de "rañeiros" acudiese a trabajar en el banco marisquero de O Bohído, a escasos metros de donde se registró el incendio, lo que provocó que más de medio centenar de embarcaciones contemplasen las tareas de extinción del fuego.

En los últimos días, los vecinos de A Illa y de Vilanova esperaban que sucediese una cosa similar a la ocurrida. No en vano, muchos de ellos aseguran que el helicóptero que habitualmente utiliza el Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) salía todas las noches a controlar el interior de la ría de Arousa. De hecho, en un principio la mayoría de los marineros pensaban que había ocurrido algo similar a la persecución acontecida en el pasado mes de septiembre en la que una semirrígida logró escapar al SVA.

Reflotada y depositada en el muelle vilanovés

Los restos de la planeadora fueron reflotados a última hora de ayer por los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS) después de que se hundieran a más de trece metros de profundidad. La quilla de la embarcación, lo único que quedó de ella, mide unos 9,5 metros de longitud y los restos permanecen en el muelle de Vilanova, lugar al que fue izada por una grúa empleada por la Guardia Civil y por efectivos de Protección Civil. Se temía que en los restos todavía pudiesen quedar restos de gasolina, aunque los tres motores, de 250 cavallos cada uno, estaban totalmente reventados por el incendio. La embarcación estaba elaborada con poliéster lo que junto con la gasolina, provocó las enormes llamaradas que se vieron durante la mañana.

Los agentes de la Guardia Civil trabajaban a última hora de ayer buscando pistas que les lleven a identificar a los tripulantes de la "lanzadera". A este respecto podría haber novedades en los próximos días aunque la Guardia Civil prefiere guardar un mutismo absoluto. En el operativo también participó el helicóptero Helimer Galicia perteneciente a Salvamento Marítimo. La marea acabó llevando la mayoría de los restos carbonizados de la "lanzadera" a las inmediaciones del muelle pesquero de O Cabodeiro.