La embarcación "Corvo Mariño" será destinada, por sus características, a la inspección y vigilancia de las Illas Atlánticas, para evitar que fondeen ilícitamente en sus cercanías barcos o que cometan acciones no permitidas, como la pesca ilegal.

La patrullera, construida por Rodman Polyships, ha sido fabricada con materiales compuestos avanzados, y es de tipo monocasco cabinado. Puede alcanzar una velocidad máxima de 30 nudos, así como tiene un calado de algo menos de un metro.

Tiene espacio para una tripulación de hasta seis miembros.

Algunos de los equipos especiales con los que cuenta esta patrullera son una embarcación auxiliar para misiones de patrulla, inspecciones y de auxilio a otras embarcaciones y personas, así como un radar de 96 millas de alcance, un sistema de cartas digitales de navegación con posicionamiento o un equipo de meteorología, entre otros equipo especiales para sus labores de vigilancia. Según el ministro, se sitúa a la "vanguardia tecnológica".

Descontento de los dueños de embarcaciones

Los dueños de embarcaciones han demostrado su descontento ante la prohibición del libre fondeo en el entorno de las Illas Atlánticas. Y lo han demostrado con diversas manifestaciones en los últimos días.

Piden que los barcos de recreo puedan fondear libremente, sin tener que pedir autorización previa a la dirección de Parques Nacionales.