La feria de saldos "Expoferta" ya ha superado sus previsiones más optimistas. Desde su inauguración, el jueves pasado, más de 16.000 personas han pasado por el recinto ferial de Fexdega, donde se celebra el evento.

La asociación de comerciantes Zona Aberta, que organiza la feria, está más que satisfecha con la afluencia de público. En un principio, los promotores de esta cita habían barajado la cifra de 16.000 visitantes para toda la feria, pero esa cifra ya se ha rebasado, a tres días de su clausura.

En los días que quedan hasta entonces, el salón estaría abierto en horario nocturno, entre las 19 horas y las 12 de la noche, con el objetivo de facilitar a trabajadores y veraneantes que puedan acudir a la misma.

Otros aspectos que valora como muy positivos la organización son la puesta en funcionamiento del sistema de climatización del recinto ferial, por lo que los visitantes pueden realizar sus compras mientras disfrutan de un clima suave.

Esta instalación se realizó gracias a una subvención de la Consellería de Industria, y costó 247.000 euros.

Además de la zona comercial, formada por medio centenar de stands, hay un espacio de ocio infantil, algo que agradecen los padres, pues disponen de un lugar donde dejar a sus hijos, mayores de 5 años, mientras visitan las casetas y realizan sus compras.

Este servicio está coordinado por la Concellería de Xuventude de Vilagarcía. Asimismo, existe un área de hostelería, integrada en el propio recinto ferial. De este modo, la organización pretende combinar el aspecto comercial con el lúdico.

Asimismo, los visitantes de la feria cuentan con los servicios de un cajero automático, y de consigna, situada en el stand de Zona Aberta, de forma que los asistentes pueden dejar sus bolsas y continuar realizando la visita.

Otras experiencias

Los comerciantes de Vilanova y Cambados han tenido sus propias ferias de saldos, pero ninguna de ellas contó con la envergadura de esta de Vilagarcía, tanto en lo que se refiere al número de público asistente como al de comercios participantes.

La entrada a la feria de Vilagarcía cuesta 1 euro, y el público puede encontrar desde zapatos a ropa, pasando por artículos de belleza o material de caza y pesca.

Para los comerciantes, esta es una oportunidad de redondear su campaña de verano de ventas, al tiempo que ponen en el mercado productos rebajados, en algunos casos procedentes de temporadas pasadas y que tenían ya pocas expectativas de salida.