El próximo 25 de septiembre tendrán lugar las elecciones en la Cofradía de Vilanova de Arousa que, en esta ocasión, no contarán con la presencia como aspirante a su reelección del actual patrón mayor, Eduardo Martínez, el cual ya comunicó al cabildo su intención de no participar en los comicios por motivos personales y por considerar que la cofradía necesita savia nueva para continuar adelante con los proyectos que maneja el pósito.

La decisión se veía venir desde hace tiempo ya que Martínez, que lleva desempeñando el cargo de forma ininterrumpida desde hace 17 años, hacía tiempo que meditaba no volver a presentarse, especialmente por los últimos acontecimientos que enfrentan a su cabildo con la directiva de mariscadores a flote, contrarios a su política de gestión al frente de la cofradía.

Dos puntos son los que destaca el propio patrón mayor sobre su gestión al frente de la cofradía. El primero es la regularización del sector, ya que cuando Martínez accedió al cargo el marisqueo era una "auténtica selva" ya que muchos de los marineros y embarcaciones carecían de papeles, seguros y permisos de marisqueo. El segundo de los logros sería la importante remodelación que ha sufrido el puerto pesquero de Vilanova de Arousa, una dársena vieja y obsoleta que sufrió una ampliación a mediados de los noventa y que experimentará una considerable mejora tras la adjudicación de las obras de dragado del puerto para mejorar el amarre en su interior.

Como espina clavada, Martínez se va tras 17 años en el cargo sin haber conseguido uno de sus grandes objetivos: que los propios mariscadores accediesen a la comercialización del producto. De todas formas, este objetivo queda encaminado tras incluir en el Plan de Puerto aprobado por la Consellería de Pesca la inclusión de una minidepuradora de moluscos a fin de que los mariscadores vendan sus productos.

En los dos últimos años, Martínez también se ha enfrentado a una de las crisis más importantes que ha sufrido como patrón mayor. No en vano, las disputas con la directiva de la Agrupación de Mariscadores a Flote, a los que acusa de "non saber xestionar e deixar a entidade da man de Deus", han dividido en dos la cofradía, llegando a registrarse agresiones entre partidarios de ambos bandos.