Anuario 2023

El último paso del PXOM

El pleno del Concello aprueba de forma provisional el documento, que entrará en vigor en los próximos meses: dispondrá suelo para edificar más de 50.000 viviendas, un bien que urge

Trabajos de remate en el ascensor HALO a finales de noviembre.

Trabajos de remate en el ascensor HALO a finales de noviembre. / Marta G. Brea

El urbanismo de Vigo ganará protagonismo en 2024 con la esperada entrada en vigor del nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), que dará carpetazo, por fin, al de 1993, obsoleto. El pleno del Concello aprobó provisionalmente el documento esta misma semana con los votos a favor del grupo socialista, la abstención del PP y el rechazo del BNG. La oposición afea al equipo de Abel Caballero la “opacidad” y la “falta de consenso” con la que se tramitó, crítica que comparte la Federación de Asociaciones Vecinales de Vigo Eduardo Chao (Favec).

La validación provisional del PXOM, que marca la hoja de ruta urbanística de la urbe de las próximas décadas, imposibilita la caducidad del Instrumento de Ordenación Provisional (IOP) hasta la entrada en vigor del nuevo Plan. El límite para dar este paso era el 5 de enero. Este margen se amplió varias veces por la suspensión de los plazos administrativos durante 82 días debido a la pandemia del COVID y de los cómputos del plazo de vigencia del IOP por parte del Concello vigués mientras esperaba que el gobierno gallego resolviese las cuestiones relacionadas con el Plan. En septiembre, el pleno del Ayuntamiento desplazó de nuevo la fecha límite: aprobó su ampliación por tres meses más.

El Concello y la Xunta prevén la puesta en marcha de la revisión del Plan Xeral de Ordenación Municipal en el primer semestre del año que estrenamos mañana. Queda pendiente su aprobación definitiva, que supondrá la segunda despedida del Plan Xeral de 1993 y sus modificaciones puntuales y del IOP. El documento de 2008 fue anulado por el Tribunal Supremo en 2015, decisión que obligó a la urbe a recuperar el escrito del siglo pasado.

Uno de los panes que traerá bajo el brazo el nuevo Plan Xeral es la disposición de suelo para la construcción de casi 51.500 viviendas, de las que 14.390 se prevé que estén sometidas a algún tipo de protección. Expertos en materia inmobiliaria y la concejala de Urbanismo, María José Caride, vaticinan que el aumento de la oferta y la exigencia a todos los ámbitos de nueva urbanización o reforma interior del 30% de vivienda protegida contribuirán a reducir los precios tanto de alquiler como compra, que están por las nubes: 9,4 euros –3,1% más que hace un año– y 2.100 euros –0,6% más– el metro cuadrado, respectivamente.

La revisión del Plan Xeral reserva 1,1 millones de metros cuadrados de suelo para actividades productivas y terciarias, permite pasar de 1,5 millones de metros cuadrados de zonas verdes a 3,3 millones e incrementa un 50% los equipamientos –sobre todo, ampliaciones y ocho nuevos parques–.

El planeamiento posibilitará, además, la transformación de la Praza de España, la integración de la AP-9, la recuperación de las instalaciones industriales, la ampliación del polígono de Balaídos o la reordenación del entorno de la antigua estación de autobuses.

[object Object]

El acelerón inversor vivido en los meses previos a las elecciones municipales tuvo en el ascensor HALO su máximo exponente. La imponente y característica estructura que conectará Serafín Avendaño y Vialia iniciaba su “ascenso” en enero con la cimentación de la torre de 45 metros de altura. Los meses siguientes llegarían el forjado de su anillo de 90 metros de diámetro, los cortes y atrasos en el túnel de Lepanto y los sobrecostes hasta alcanzar los 15,8 millones de euros de inversión.

A poco más de un mes de su apertura, se consolida como icono del programa Vigo Vertical en el que también se han sumado las rampas mecánicas en el segundo tramo de Gran Vía, el centro de salud de Teis, la calle Talude o Carral a Porta do Sol. En mejoras de la movilidad destacan también las humanizaciones de calles, especialmente en Beiramar o Aragón.