Dejaremos un año imborrable en la memoria de todos, marcado por la trágica crisis sanitaria del COVID-19 pero con la esperanza de que 2021 abra un nuevo período, en el que se recobren las libertades plenas para poder disfrutar de las villas, de sus paseos y playas, de sus comercios, de su hostelería, y donde las empresas puedan desarrollar sus planes de expansión y generar el empleo, tan necesario, que se ha destrozado en la pandemia.

Pese a la dureza del momento, los Concellos de Cangas, Moaña y Bueu han seguido con la tramitación de proyectos para renovar su imagen, con espacios de preferencia peatonal; y también para mejorar su sanidad, con la consecución de terrenos para los nuevos edificios sanitarios, como ha sido Moaña en Sisalde. El Concello ha logrado que antes de cerrar el año, Sanidade sacase a licitacion la redacción del proyecto, con la opción también del proyecto de construción, del nuevo centro de salud.

La peatonalización plena de la calle Méndez Núñez, en Cangas, ha dado continuidad al proyecto de humanización del entorno del consistorio, que comenzó en 2018 con el macropaso de peatones, aquel paso de cebra que se hizo viral en las redes sociales, y que fue la primera piedra para ganar un espacio dominado antes por la ruidosa carretera PO-551 a su paso por el casco urbano. El gobierno de Xosé Manuel Pazos, con la colaboración del jefe de la Policía Local, Alberto Agulla, quiere seguir en esa senda de la peatonalización y de la educación vial. Este año el Concello adquirió diez karts a pedales para un aula de educación vial con la que los pequeños aprenden las señales de tráfico y a circular por todo el frente marítimo con estos vehículos.

Con ese fin de tener más espacios de ocio, Cangas sigue luchando para conseguir la cesión del paseo de Salgueirón, en Massó, de titularidad de la Autoridad Portuaria de Vigo (APV). Por esa razón, presentó alegaciones al documento de evaluacción ambiental del nuevo plan de Delimitación de Espacios y Usos Portuarios de la APV para desafectar esta franja y dar cumplimiento al convenio firmado en 2015 entre ambas administraciones. Según este convenio, el Puerto acondicionaba el frente de Massó como paseo para cederlo al Concello. La obra del paseo se realizó en 2015, pero no se cumplió con la cesión.

Pese a la crisis económica, hay iniciativas urbanísticas en marcha, como la que impulsa la sociedad Amgecabe, del grupo empresarial Iglesias, para crear un espacio de uso terciario –comercial, de oficinas e incluso hotelero– en 35.000 metros cuadrados en A Rúa. La modificación de A Rúa, que quiere promover el gobierno local, a través del concejal de Urbanismo, Eugenio González, cedería al Concello una parcela de 7.000 metros cuadrados –ampliable en otros 13.000– en donde está previsto que se construya el nuevo edificio sanitario, ya sea Centro Integral de Saúde (CIS), que defiende el Sergas, o Centro de Alta Resolución (CAR), que defiende el Concello.

Por lo que respecta a Moaña, esta peatonalización se traduce en la obra de recuperación del Camiño Real, que ya está concluyendo el Concello con financiación de la Diputación, y que unirá peatonalmente los cascos urbanos de Cangas y Moaña, por la costa de Tirán. En Cangas tendrá continuidad en todo el ámbito de A Rúa y ya ha salido a licitación.

La mejora de los parques infantiles es otra de las metas del gobierno de Moaña, que invierte casi 300.000 euros en la renovación de la zona de juegos de la alameda, con un nuevo barco y 19 elementos más.

En el caso de Bueu hay dos proyectos de cualificación urbana que destacan. Por un lado, la piscina municipal, una infraestructura que el gobierno vincula con la salud y el deporte y que de manera complementaria ha servido para dar una nueva imagen al entorno de As Lagoas. Y, por el otro, la humanización de la Rúa A Pedra. Es la primera calle del municipio con plataforma única, con lo que se quiere que los peatones ganen protagonismo sobre los coches. La intención del gobierno local es que esta actuación sirva de espejo y ejemplo para poder acometer obras similares.

Te puede interesar:

Este año también deja importantes avances en la tramitación del polígono industrial de Castiñeiras. Aprointer presentó en el tramo final del año el documento ante el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) para el trámite ambiental y a lo largo de 2021 debería presentarse el proyecto sectorial. En el propio polígono este verano comenzó la construcción de la nueva planta de Conservas Lago Paganini, que después de más de un siglo de historia deja Cangas por Bueu.

El año 2020 ha sido muy difícil, pero también ha sido, literalmente, un año de cine. En el mes de junio se estrenó en Cangas la película “María Solinha”, de Ignacio Vilar, basada en la historia de esta célebre canguesa y rodada en gran parte en el municipio. La cinta fue premiada en el Festival de Taormina, en Sicilia. Justo antes de las navidades fue el turno de “Ons”, el nuevo film de Alfonso Zarauza y que como su título indica fue rodado en la isla bueuesa del Parque Nacional Illas Atlánticas.