La pandemia de coronavirus ha tenido consecuencias notables en el deporte que se pueden considerar históricas. Por vez primera desde la Segunda Guerra Mundial los Juegos Olímpicos, que este 2020 iban a celebrarse en Tokio, se han aplazado hasta el verano que viene, al igual que los Juegos Paralímpicos, lo que ha trastocado los planes de muchos deportistas que estaban ya clasificados o que tenían en mente certificar la clasificación para la cita olímpica. A otros, en cambio, este retraso de fechas les ha beneficiado sensiblemente y les ha permitido ganar tiempo en su intento de sellar su billete olímpico.

El Comité Olímpico Internacional (COI) decidió aplazar el pasado mes de marzo los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 a 2021 tras llegar a un acuerdo con el primer ministro japonés Shinzo Abe, por la situación creada por la pandemia del coronavirus.

En un comunicado, el COI aseguraba que “en las circunstancias actuales los Juegos de la XXXII Olimpiada de Tokio será aplazada a una fecha posterior a 2020 y no más tarde del verano de 2021, para salvaguardar la salud de los atletas”.

Por su parte, el presidente del COI, Thomas Bach, calificaba la decisión como un “desafío nunca visto para los Juegos Olímpicos”, la ministra para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, Seiko Hashimoto, anunciaba que “los Juegos serán una victoria contra el coronavirus”.

Se trata del primer aplazamiento de unos Juegos Olímpicos en toda su historia, que sí vivió las cancelaciones de los Juegos de 1916, 1940 y 1944 por las guerras mundiales. Al igual que decidieron los organizadores de la Eurocopa 2020, trasladada también al verano de 2021, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 mantendrá esa denominación.

Se aplazan los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 Agencia ATLAS / EFE

El cambio de fecha de la cita olímpica supone así un desafío para algunos deportistas gallegos como Javier Gómez Noya, al que la cita del próximo verano le cogerá con 38 años ya. El ferrolano, que ganó la medalla de plata en 2012, ha adaptado sus entrenamientos para llegar así en óptimas condiciones a la que, se presume, serán sus últimos Juegos, después de haberse perdido los de hace cuatro años por una inoportuna lesión.

También la palista Teresa Portela, que será la primera mujer española que participe en unos Juegos, ha asumido con estoicismo este cambio de planes debido a la pandemia y no renuncia a estar en Tokio, pese a que llegará con 39 años. También la regatista Támara Echegoyen, oro en los Juegos de Londres, tenía asegurado ya su billete para la cita nipona y sigue trabajando para llegar en la mejor forma posible junto a su compañera Paula Barceló para luchar por una medalla en 49erFX, lo mismo que el sonense Iago López Marra en 49er junto a Diego Botín. El vigués Nico Rodríguez, por su parte, tendrá que seguir esperando para su soñado debut olímpico en 470, modalidad en la que es un serio candidato al podio.

Hay más deportistas que tendrán que ver en este aplazamiento como una oportunidad para llegar mejor preparados como los atletas Ana Peleteiro y Adrián Ben, el judoka Nikolov Sherazadishvili, el remero Rodrigo Conde o el arquero Miguel Alvariño o a los palistas Carlos Arévalo, Carlos Toro y Rodrigo Germade. A muchos, sobre todo en lo que a deportes de equipo se refiere, les permite seguir demostrando que son merecedores de un hueco en los combinados nacionales, como Tamara y Alberto Abalde en baloncesto o Rodrigo Corrales o Alicia Ferández (previo paso por el Preolímpico) en balonmano. También ofrece a muchos seguir apurando sus opciones de clasificación, como a Roi Rodríguez, Tomás Vieito, María Varela, Lidia Parada o Lydia Pérez, entre otros.

También en los Paralímpicos, donde ya es segura la presencia de Susana Rodríguez en dos disciplinas (triatlón y atletismo), ha sellado su billete el céltico Gustavo Nieves y Gustavo Rodríguez como guía del valenciano Héctor Catalá y prosiguen su camino hacia Tokio Desirée Vila, el tenista Martín de la Puente o Chano Rodríguez (pendiente de la desicisón del seleccionador), entre otros.

Te puede interesar:

Eurocopa

Pocos días antes del anuncio del aplazamiento de los Juegos, la UEFA había anunciado también la modificación del calendario de la Eurocopa, prevista entre el 12 de junio y el 12 de julio, en la que iba a ser la primera edición que se iba a jugar en doce países diferentes, entre ellos España.