Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SALUD DENTAL

Cómo solucionar la retracción de las encías

Una nueva técnica, mínimamente invasiva, no necesita de puntos de sutura

Dentadura de una paciente, después de someterse a esta técnica que soluciona la retracción de las encías.

Más del 80% de las personas mayores de 40 años están afectadas por la retracción de las encías, un problema entre cuyas consecuencias se encuentra la sensibilidad dental. Comer un helado, beber un refresco o, incluso, el simple cepillado de estas zonas, puede causar esta sensibilidad, haciendo más complicado el día a día de las personas que sufren la patología.

En los primeros estadios, la mayor parte de los pacientes no son conscientes a menos que sufra de sensibilidad. Es entonces cuando deciden acudir al dentista. "Es importante que no se limiten a utilizar pastas dentífricas o enjuagues contra la sensibilidad y que se dirijna a un profesional que pueda diagnosticar cuál es la causa del problema: un cepillado no adecuado; ciertos hábitos como el bruxismo; enfermedad periodontal...", aconsejan desde una clínica odontológica de Vigo.

Aparte de la sensibilidad, la retracción de las encías afea la sonrisa, ya que los dientes se ven más alargados de lo normal. "Psicológicamente, este tipo de sonrisas afectan de manera negativa. Los afectados sonríen menos y su autoestima disminuye porque no se ven favorecidos debido a la longitud desmesurada que muchas veces acaban teniendo sus dientes".

Por fortuna, es una patología que se puede tratar y para la que existe una novedosa técnica mínimamente invasiva en la que no se necesitan puntos de sutura.

En Vigo, el doctor Pedro Guitián acaba de regresar de Los Ángeles, tras entrenarse en esta técnica de la mano de profesores de la University of Southern California (USC) para aplicarla en nuestro país.

Las encías vuelven a la posición natural anterior a la retracción, unos resultados que se ven de manera inmediata y para los que no es necesario utilizar ningún tipo de injerto de encía de ninguna otra parte de la boca del paciente. Éste puede incorporarse a su vida normal en el mismo día de la intervención, siguiendo una serie de recomendaciones que se le indicarán tras el tratamiento.

Las técnicas tradicionales para el tratamiento de las recesiones de encía utilizan la mayoría de las veces injertos de encía obtenidos del paladar, por ejemplo, y también cirugías menos conservadores en las que es necesario utilizar puntos de sutura. "Sin embargo, esta técnica representa un gran avance respecto a las técnicas convencionales debido principalmente a estos dos factores y a la inmediatez del resultado", apuntan desde la clínica.

Es frecuente que pacientes que se someten a tratamientos de ortodoncia puedan ver afectadas algunas de sus piezas dentales por esa retracción. Cuando ocurre, es posible tratarlo también con esta técnica una vez retirada la ortodoncia.

Por otro lado, para aquellos pacientes que ya tengan dientes afectados y vayan a someterse a un tratamiento de ortodoncia, lo deseable es que se traten con anterioridad.

Quienes no tengan sensibilidad pero sí las raíces de dientes expuestas y, sobretodo, los que tengan gran tendencia a desarrollar caries recurrentes en esas zonas, pueden verse beneficiados por esta técnica, ya que la alternativa a su problema sería estar empastando continuamente las zonas afectadas, con las molestias que ello supone al paciente frente a una técnica que resuelve este inconveniente en un solo día.

Compartir el artículo

stats