principales "APPS"

Las apps alternativas que no suben al taxi

Los profesionales del sector contemplan con preocupación la proliferación de aplicaciones para compartir coche, que consideran una competencia desleal y un riesgo para el usuario

13.06.2014 | 17:43
Los taxistas, contra Uber // Bernabé/Javier Lalín

Principales Apps

  • UBERLa empresa estadounidense funciona ya en más de un centenar de ciudades de todo el mundo y tiene el respaldo de Google. Valorada en 18.000 millones de dólares, cobra una comisión del 20% por trayecto.
  • DJUMP. Los conductores se apuntan en la app y acceden a las demandas de los usuarios, que pueden localizar los tiempos en coche real y dar un pago voluntario por los servicios prestados. Esta app fue premiada.
  • BLABLACAR. Personas que quieren viajar entre ciudades se ponen en contacto para compartir los gastos. El dueño del coche anuncia su viaje en la web, cuánto cobra por viajero y la hora y lugar de salida.
  • CABIFY. Creada por Adeyemi Ajao, cofundador de Tuenti, este servicio permite viajar con coche con chófer en varias ciudades españolas y opera a través de licencias VTC (Vehículos de Transportes con Conductor).
  • OTRAS. Lyft y Sidecar Ride, en EE UU. Ambas se centran en trayectos cortos. Getaround. Los propietarios de coches pueden alquilar sus vehículos durante unas horas, días o semanas. Solo funciona en EE UU.

Las apps para compartir coche perfilan un futuro incierto para el sector del taxi, especialmente castigado por la crisis. Y no es que los taxistas se opongan a las nuevas tecnologías, siempre y cuando compitan en igualdad de condiciones, ni a la práctica de compartir el vehículo, siempre y cuando sea realmente así. Pero las apps como Uber, que han puesto en pie de guerra a los taxistas, son un negocio por el que las empresas que las gestionan no pagan ni impuestos ni seguros ni licencias. Y advierten de que también suponen un peligro para el usuario, que no sabe cómo ni con quién viaja.

Los taxistas ven con preocupación la proliferación de apps que conecta a particulares que desean compartir vehículo, que consideran una competencia desleal, ya que esos conductores no pagan los impuestos y seguros a los que están obligados los profesionales del taxi. No es la primera vez que este colectivo tiene que batallar contra el intrusismo ni será la última, aseguran. De hecho, desde hace tiempo ven como en la estación de tren y en el aeropuerto de Vigo operan vehículos que se encargan de dejar y recoger pasajeros, algo que ya han denunciado ante el Concello de Vigo y Transportes.

Para José Crespo, presidente de la Asociación de Taxistas de Pontevedra, estas apps son "una lacra". "Se trata de personas que no pagan impuestos y que se benefician de estos servicios sin declarar nada", denuncia este representante de los taxistas. "Este no es un problema de una aplicación, sino de cómo se usa. Siempre se ha compartido coche entre compañeros para ir a trabajar, por ejemplo, pero una cosa es esto y otra es que ni el conductor ni el resto de usuarios del vehículo se conozcan, y que el conductor deje a cada uno en un sitio, un servicio que no declara y por el que no paga ningún tipo de impuesto", explica José Manuel Costas, presidente de la Asociación Profesional Provincial de Autotaxis.

Orlando Val, presidente de la Asociación de Taxis de Lalín, afirma que el intrusismo "lleva años siendo una enfermedad", algo que ahora se agrava por la crisis. Por su parte, el delegado de Radiotaxi en Vilagarcía, Karim Taringüente, atribuye la bajada de la clientela en parte a los servicios piratas. "Parte de la culpa la tiene este sistema, aunque también nos perjudicó el negocio de alquiler de coches en los aeropuertos, aunque ese no es ilegal", explica.

La unión es total entre los taxistas, que expresan su disposición a secundar cualquier movilización nacional que se convocase para poner freno a esta práctica ilegal. "Hay que atajara este problema", advierte Laureano Sánchez, taxista de Vigo con 26 años de profesión. Aquí no ha llegado aún, pero apoyo a los compañeros de Madrid y Barcelona", secunda Estanislao Piñeiro. Otro veterano, Benito Álvarez González, que lleva 30 años detrás del volante, se confiesa preocupado por una práctica "ilegal y desleal", que irrumpe, además, en un momento especialmente difícil para el sector. En este sentido, su compañero Quique Losada añade que estos servicios tampoco son seguros para los usuarios. "No sabes si el coche tiene seguro ni con quién viajas. Nosotros tenemos un número de licencia que nos identifica, pero ¿qué te garantiza tu seguridad en uno de estos coches?", plantea.

A muchos usuarios tampoco les gusta compartir coche con personas a quienes no conocen de nada. "La mayoría de los clientes, sobre todo la gente mayor, no quiere viajar con desconocidos porque no les parece seguro", explica Julio Rodríguez. El también vigués José Ángel Rodríguez no duda de que las apps sean el futuro, "pero de forma legal", matiza. "De otra forma, solo perjudican", añade. En este sentido, José Antonio Pato sentencia: "Son una competencia desleal".

En A Estrada, Graciela Álvarez aboga por la unión entre profesionales para ponerle coto a este problema: "Tenemos que estar unidos para defender nuestros derechos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine